Tía María: Población del valle de Tambo culpa a dirigentes por falta de desarrollo

ESTUDIO. La investigación encargada a las universidades arroja que un gran sector de la población no se siente representada, mantienen bajas expectativas respecto a sus autoridades y consideran la mala calidad del agua como su principal problema.

RETRASO. Carencias en el Valle de Tambo se arrastran por años. Un grupo de pobladores culpa a los dirigentes de ello.
RETRASO. Carencias en el Valle de Tambo se arrastran por años. Un grupo de pobladores culpa a los dirigentes de ello.

Deysi Pari

En el valle de Tambo, provincia de Islay, Arequipa, la percepción que tiene la población acerca de los dirigentes locales es de descrédito. El 47% cree que mantuvieron igual el desarrollo de la provincia, 30% que lo perjudicaron y solo 9% que lo mejoraron.

Esta conclusión se desprende del “Estudio de clima social y percepción sobre la futura actividad minera en el valle de Tambo - Proyecto Tía María”, que fue encargado por el Ministerio de Energía y Minas (Minem) a las universidades privadas San Pablo y Católica de Santa María de Arequipa. La República presentó ayer parte de los resultados.

PUEDES VER: 77% de Valle de Tambo no ve un mayor desarrollo con sus dirigentes

De acuerdo a la investigación realizada en la provincia de Islay en los distritos de Cocachacra, Punta de Bombón, Deán Valdivia y Mejía, los principales motivos por los que se considera que los dirigentes no hicieron que progresara el valle es la falta de desarrollo que se tiene, que no hay apoyo del gobierno y la falta de presupuesto. También los culpan de solo buscar sus intereses personales.

Sobre este punto, el presidente de la Junta de Usuarios del Valle de Tambo, Jesús Cornejo Reynoso, manifiesta que los dirigentes son los que están al frente de la protesta social y se identifican con los intereses comunes, mas no buscan el perjuicio de la población. “¿Qué le pueden reclamar al dirigente sobre el atraso?”.

Para el vocero de los opositores al proyecto Tía María, Miguel Meza Igme, el resultado sí es certero, ya que entre la población hay una marcada desconfianza hacia los líderes sindicales, debido al hecho que protagonizó el exdirigente Pepe Julio Gutiérrez. Fue acusado de extorsionar a la empresa Southern en 2015. Lo grabaron pidiendo 1.5 millones de “lentejas” (dólares) para frenar las protestas contra el proyecto Tía María. Gutiérrez estuvo en prisión 33 meses, salió bajo reglas de conducta. Actualmente afronta un juicio.

Meza dice que frente a esta experiencia, en el actual conflicto, la población prefiere autoconvocarse y las decisiones se toman en asambleas populares.

PUEDES VER: Tía María: 70% de la población de Valle de Tambo no quiere minería

Problemas en el valle

En el estudio también se identificaron los tres problemas más importantes de los cuatro distritos y que deberían resolver. En primer lugar se cuestiona la mala calidad del agua.

Más del 60% de encuestados lo califican como el más urgente de los problemas a resolver.

El dirigente Jesús Cornejo culpó a la actividad minera por esta condición. Indicó que la empresa Aruntani contaminó afluentes de la cuenca del Tambo. “Lo tenemos claro, la minera es contaminante”.

Entre otros, se consideraron la escasez del agua, desempleo, salud pública inadecuada, corrupción, contaminación, mala calidad de la educación. Por ello, la población señala que en los próximos años se debería invertir más en salud, educación, agua y saneamiento para las viviendas. Pese a ello, la población en un 46% espera que la situación mejore en los próximos años. El 38% dice que se mantendrá igual y 13% que empeorará.

Encuesta en el Valle de Tambo

PUEDES VER: Tía María: Martín Vizcarra fue grabado en la 2ª reunión con Cáceres y los alcaldes

Sin representación

Según la investigación, en el valle de Tambo el 76% de los encuestados considera que no existen organizaciones, asociaciones, grupos o líderes que los representen o velen por sus intereses. Y solamente un 15% de las personas reconoce a los alcaldes como personas que contribuirán a velar por sus intereses.

Nuevamente, Miguel Meza Igme señala que el problema de los exdirigentes como Pepe Julio Gutiérrez afectó la representatividad. En relación a las autoridades locales, señaló que sí buscan integrarlos; y por eso los alcaldes se unieron para rechazar Tía María.

Distinto es el análisis de Jesús Cornejo. Señala que en este momento lo que reclama la población no es la falta de atención del gobierno o las autoridades locales hacia las necesidades, sino la cancelación definitiva del proyecto Tía María. El dirigente no da crédito al estudio, ya que además considera que el rechazo a la actividad minera no es 70%, sino que está entre 90% a 95%.