Trajeron sicarios desde Colombia para matar a su socio y quedarse con obra de S/ 11 millones

Luego de más de tres meses se logró la captura de los autores intelectuales del crimen del ingeniero Edmar Quiñones Ávila y confesaron todo su plan.

La República
18 M08 2019 | 21:42h

Esta semana la Policía Nacional del Perú (PNP) logró la captura de los implicados en el asesinato del ingeniero civil Edmar Emilio Quiñones Ávila (48), quien fuera acribillado al interior de su camioneta el 20 de mayo de este año en Lince.

Henry Curi Curado (29), (a) ‘Ingeniero Joel’, y Cardeli Raymer Raymer (38) fueron detenidos en Lima cuando hacían sus actividades normales, sin embargo, en el interrogatorio terminaron por confesar cómo planificaron la muerte de su socio.

PUEDES VER Policía es asesinado por delincuentes tras defender a vendedora de robo [VIDEO]

Estos dos hombres formaban parte del consorcio ‘Fortaleza’ junto a Quiñones Ávila, a quien buscaron quitar del camino para quedarse con la adjudicación de una obra de mejoramiento vial en la que ganarían 11 millones de soles.

La esposa de la víctima indicó que los autores intelectuales se presentaron ante Quiñones como personas jóvenes con intención de hacer bien las cosas en el proyecto, no obstante, los despidió cuando se dio cuenta que estaban haciendo mal manejo del dinero, relata el coronel Marco del Águila, jefe de la División de Homicidios de la Dirincri, quien piensa que desde entonces los detenidos empezaron a gestar el crimen.

Para ello contactaron a una detective privada para hacer seguimiento al ingeniero casi a diario con el fin de estar al tanto de todos sus movimientos, tal como consta en conversaciones vía WhatsApp.

PUEDES VER Extranjero es acribillado en un parque de San Martín de Porres [VIDEO]

No obstante, este plan tuvo que ser abortado ya que la víctima se dio cuenta e hizo la denuncia en la comisaría de Chaclacayo por ser objeto de presunto reglaje. Para la Policía Nacional es en ese momento en que entra a tallar la colombiana Heydi Juliet Murillo Meza (29), pareja de Henry Curi Curado, pues se habría encargado de contactar a los sicarios.

La División de Homicidio indicó que fueron los socios los que proporcionaron todas las facilidades a los sicarios, a quienes contrataron desde Colombia para que vengan a nuestro país solo con el objetivo de cometer el crimen, y a los que no solo pagaron 45 mil soles en dos depósitos, sino que además les compraron los pasajes, las motos, las armas y hasta los silenciadores que usaron, reveló el dominical Panorama.

El día de la muerte, Curi Curado se encargo de ‘centrar’ al ingeniero Quiñones con el objetivo de que los sicarios tengan el camino libre para ejecutar el ‘trabajo’. Pero no solo ello, sino que él estaba a dos cuadras de lugar para recoger las armas empleadas, las cuales luego enterró en un terreno de Ventanilla. Al día siguiente, los asesinos a sueldo abandonaron el país y dos días después hizo lo mismo la mujer colombiana.

PUEDES VER Santa Anita: empresario es asesinado tras pedir que dejen de hacer bulla [VIDEO]

La esposa del ingeniero Quiñones asegura que hará todo lo que esté a su alcance para lograr justicia para el difunto, sus hijas y toda su familia.

Video recomendado