Más del 40 % señaló que la “violencia en familia” es el principal problema para su desarrollo. Foto: referencial

Para los niños y adolescentes, la violencia doméstica es más grave que el acoso escolar

La investigación precisa que la violencia doméstica es uno de los motivos por el cual los niños y adolescentes no son capaces de desarrollar su capacidad de comunicación.

La República
23 Jul 2019 | 14:05 h

La violencia dentro del núcleo familiar es seis veces más grave que la que reciben los niños y adolescentes en sus escuelas, de acuerdo a un estudio de la ONG World Vision Perú en seis regiones del país. Más del 40 % de ellos señaló que la “violencia en familia” es el principal problema para su desarrollo, mientras que un 6.9 % indicó que era la “violencia escolar”.

“Muchos niños tienen dificultades en casa, más aun cuando viven solos con la madre soltera. Eso también limita su desarrollo porque se convierten en el apoyo de la mamá y los hermanos”, se señaló en la investigación.

PUEDES VER Conoce cómo detectar y tratar a tiempo la desnutrición en adultos mayores

“Asumen responsabilidades a temprana edad. La mayoría de los encuestados vive con ambos padres, pero también enfrentan problemas de violencia principalmente por parte del papá”, agregó.

Entre los principales obstáculos para que los jóvenes salieran adelante, un 13 % afirmó que la pobreza es su más grande obstáculo para salir adelante, 11 % respondió que es el alcoholismo escolar, mientras que un 8 % destacó al “abandono de padres” como principal traba para progresar.

“El alcoholismo escolar y la pobreza son temas que dificultan la participación del menor en sus espacios de desarrollo: colegio, hogar y su comunidad. Muchos prefieren trabajar para contribuir dentro del hogar. Con respecto al problema del alcohol, es necesario un tratamiento médico y psicológico”, señaló el estudio.

El abuso dentro de casa provoca que los niños se vuelvan tímidos y retraídos y auto limiten su presencia en sus espacios y anulen sus relaciones con autoridades e instituciones públicas.

“El inicio de la participación se encuentra en la familia, siendo esta la unidad donde el niño, empieza a ejercer sus primeros derechos y tener confianza. Sin autoestima no hay participación y sin confianza de la familia no hay ejercicio de derecho”, precisó el documento.

Video Recomendado