Más de dos mil venezolanos buscan refugio en el Perú

Jhony Elias
16 Jun. 2019 | 12:54h

Migración llanera. El drama sigue en la frontera por los llaneros que buscan ingresar al país en calidad de refugiados. Venezolanos duermen en el piso a la espera de ser atendidos.

Brenda Rondón Medina duerme en el piso con sus hijos de tres, cinco y ocho años de edad. Su destino es la ciudad de Trujillo. La joven madre caminó diez días para ingresar al Perú, pero llegó al Centro Binacional de Atención de Frontera (Cebaf) el mismo 15 de junio, minutos después de las 00:00 horas. Pese a que no tiene pasaporte ni visa humanitaria aún conserva la esperanza de entrar al país en calidad de refugiada.

“Tengo frío y quiero dormir, pero tengo que ser fuerte por mis hijos que me acompañan en esta travesía. Recién llegué al Perú sin saber que me solicitarían pasaporte y visa humanitaria. Ahora solo me queda solicitar refugio porque no cuento con dinero para subsistir”, dijo Rondón derramando lágrimas.

PUEDES VER Miles de venezolanos sufren por el cierre del libre acceso

El drama que vivió Brenda se vio reflejado en dos mil venezolanos que llegaron el día de ayer a la frontera de Tumbes sin pasaporte ni visa humanitaria. Todos ellos pretenden ingresar al país en calidad de refugiados, han pasado frío y duermen en los exteriores del control migratorio, debido a que 20 agentes de la Policía Nacional cerraron desde la medianoche el acceso que conecta a Ecuador con el Cebaf en Tumbes.

“Yo he salido de Venezuela porque la situación que se vive con el régimen de Nicolás Maduro es insostenible. No hay medicina, menos atención para el tratamiento de enfermedades”, manifestó Luis Salcar, un hombre de 60 años de edad que forma parte de la población vulnerable que pernocta en la frontera desde ayer con la finalidad de llegar a Lima y reencontrarse con sus familiares.

Metros más delante de Luis se encontraba Javier Thomas Silva, un hombre de 55 años de edad que lleva tres días sin comer. Todo su dinero lo gastó en su viaje que duró seis días; sin embargo, no sabía si ingresará al Perú.

Aunque el presidente de la República, Martín Vizcarra, dijo que solo los venezolanos que tengan pasaporte y visa podían ingresar al país, ayer personal de Migraciones ubicado en el Centro Binacional de Atención de Frontera (Cebaf) estableció algunas excepciones humanitarias para los venezolanos que seguían cruzando la frontera de Tumbes.

Exonerarán a embarazadas  y a menores

Fue así que se concertó que a los menores de edad cuyos padres radiquen en el Perú solo se les pedirá la presentación de la partida de nacimiento.

 También se exonerará del visado y pasaporte a las mujeres embarazadas, personas mayores de 60 años y a quienes se encuentren en condición de extrema vulnerabilidad. Ellos entrarán con su cédula de identidad.

El personal de Migraciones informó que el viernes 14 de junio más de ocho mil venezolanos ingresaron al país.