Retablo ayacuchano es declarado patrimonio cultural de la nación

Walter Lopez

wlopez.gomez@gmail.com

13 Jun 2019 | 18:07 h

El Ministerio de Cultura brindó esta distinción a los conocimientos, las técnicas y la iconografía asociados a la producción del retablo, por presentar gran originalidad de fusión escultórica y una armonía pictórica.

El 13 junio de 2019 pasará a la historia como el día que, mediante una Resolución ministerial en el diario "El Peruano", el Ministerio de Cultura declaró que los conocimientos, las técnicas y la iconografía relacionados a la producción del Retablo Ayacuchano ya son Patrimonio Cultural de la Nación.

Este justo reconocimiento se da por la originalidad de este arte que combina fusión escultórica y una armonía pictórica. El retablo ayacuchano tiene sus orígenes en la época virreinal y republicana, siendo símbolo importante de la identidad de Ayacucho y del arte tradicional peruano.

PUEDES VER Arequipa: Inauguran exposición del artista plástico Teodoro Núñez Medina este viernes

En aquellas épocas se empezó a trabajar en antiguas cajas o cajones de madera con figuras de santos en pintura, bulto o relieve creadas por el cristianismo en Europa oriental durante los inicios de la Edad Media. En |, se convirtieron en las ‘capillas de santero’ y con esas características fueron introducidas en el Perú.

Hacia finales del siglo XVIII, los campesinos empezaron a elaborar los objetos que se conocerían como "cajones san Marcos o san Lucas", los que darían paso luego a los retablos ayacuchanos.

La mención estará a cargo de la dirección de patrimonio inmaterial, la dirección desconcentrada de cultura de Ayacucho y la comunidad de portadores. Para conservar el título, las tres autoridades elaborarán un informe detallado sobre el estado de la expresión declarada cada cinco años.

PUEDES VER Puno: Exhiben templo del siglo XVII restaurado con casi S/ 4 millones

En nuestros días, hay muchos grandes maestros del retablo, sobre todo en la provincia de Huamanga, entre ellos podemos mencionar a los siguientes:

Silvestre Ataucusi Flores, discípulo de Florentino Jiménez y Mardonio López; Nino Blanco Bautista, quien desarrolla testimoniales y suele variar los formatos de sus cajas; Luis Rey Quispe Flores, de Cuchipampa, quien destaca por el nivel de detalle en sus escenas costumbristas; y Edwin Pizarro Lozano, otro discípulo de Florentino Jiménez, quien se considera el innovador de los macro-retablos, con múltiples niveles.

Video Recomendado

Lazy loaded component