El 12,2% de niñas y niños menores de 5 años padecen desnutrición crónica infantil

13 Jun 2019 | 13:30 h

Esta cifra ayudó a conocer que el país redujo la tasa de desnutrición crónica entre los niños menores de 5 años de 28% a 13% entre 2006 y 2016. Datos pertenecen a la primera evaluación del Módulo de Desarrollo Infantil que elaboró el INEI.

A través del Módulo de Desarrollo Infantil, el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social midió cinco de las siete áreas de desarrollo de los lineamientos sobre Desarrollo Infantil Temprano (DIT). Es la primera vez que el Perú cuenta con los indicadores de desarrollo infantil, información que permitirá que los médicos del Estado sepan cómo atender a los menores.

"Primero la Infancia" es el título de los lineamientos del Desarrollo Infantil Temprano (DIT) que el Estado aplica en la política nacional. Estos son: nacimiento saludable, apego seguro, adecuado estado nutricional, caminar solo, comunicación verbal efectiva, regulación de emociones y comportamientos y función simbólica.

PUEDES VER Entregan sulfato ferroso y ropa a bebé que habría sido procreada por hermanos en Arequipa

Sobre el adecuado estado nutricional, el estudio reveló que en el Perú el 12,2% de niñas y niños menores de 5 años padecen de desnutrición crónica infantil que se evidencia en la baja talla que tienen para su edad. En ese sentido, los menores que viven en el sector rural son los más afectados (25,7%).

Otro dato relacionado a la salud de los niños en Perú es que el 7.3% de niñas y niños menores de 5 años nació con bajo peso. El 8.3% de estos menores, la mayor cantidad, viven fuera de la capital. En el ámbito urbano, por lo contrario, este resultado se relaciona con el deficiente estado nutricional de las mujeres desde antes de la concepción y durante la gestación.

Se reveló que el 22.6% de niñas y niños menores de 5 años nació de forma prematura, es decir, antes de cumplir las 37 semanas de gestación. Este resultado se observa más en el ámbito urbano (25.7%) que en el rural (13.8%). Esta condición aumenta el riesgo de déficit de atención, problemas de conducta, complicaciones para el recién nacido, retraso en el desarrollo motor y del lenguaje, y otros males.

En el plano de la salud mental, se descubrió que el 36% de niñas y niños entre 24 y 71 meses de edad puede regular sus emociones en situaciones de frustración. Los menores que pertenecen a esta cifra podrían desempeñarse mejor en la educación inicial y relacionarse de forma positiva con otras personas.

En cuanto al apego seguro, el estudio demostró que el 48.4% de niñas y niños de 9 a 12 meses de edad tiene una interacción saludable con su madre. Para la ministra de Desarrollo e Inclusión Social, es importante que los pequeños se desarrollen en este aspecto "porque si logran una relación de apego seguro durante la primera infancia es como un motor que facilitará la consolidación de su identidad".

Otra revelación de la investigación es que las niñas son más capaces que los niños de interactuar de forma adecuada. Este panorama se incrementa en la región andina, donde el porcentaje se incrementa de 50.9% a 52.2%. No obstante, disminuye en Lima Metropolitana (43.8%).

Video Recomendado