MIMP cuestiona proceder de policías en muerte de joven agredida por expareja

La República
11 M06 2019 | 21:00h
Víctimas de la violencia machista

​Caso Erika Oblitas. Ministra Gloria Montenegro criticó que madre de 37 años no fuese llevada de inmediato a un hospital al presentar heridas y golpes ocasionados por Miguel Benites. Este sujeto fue liberado.​

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), a través de su titular, Gloria Montenegro, ha condenado la muerte de Erika Oblitas Morales, una joven madre de 37 años que recibió una golpiza de su expareja Miguel Benites Arana. Asimismo, ha reprobado un presunto mal proceder o "fallas" de los policías que atendieron este caso en el Callao y por ello demanda una investigación y sanción de hallarse responsables.

Según el parte policial, el domingo 2 de junio alrededor de las 10:45 de la mañana, Erika Oblitas y su cónyuge Miguel Benites fueron conducidos a la comisaría Juan Ingunza Valdivia por una discusión derivada en agresiones físicas mutuas.

PUEDES VER Callao: Mujer golpeada por su pareja muere tras días en coma [VIDEO]

La mujer llegó a la dependencia con golpes, heridas y moretones en las extremidades producto de la agresión recibida. Posteriormente, como señala el comunicado número 30-PNP, Erika "sufrió un desvanecimiento en la Oficina de Criminalística", motivo por el que fue evacuada al hospital Arzobispo Loayza. Y como se sabe, tras siete días de internamiento, Erika Oblitas falleció en este nosocomio el lunes.

Ubicar a responsables

"Definitivamente, no puede llegar una persona (a una comisaría) en estado grave y tenerla horas (esperando) sin llevarla a un hospital. Tenemos que encontrar quién faltó a su rol porque esto no puede repetirse. Por otro lado, estamos movilizando a nuestro sistema legal para el seguimiento a este caso, brindando el asesoramiento a la familia de la víctima", señaló tajante la ministra Montenegro.

PUEDES VER Erika y Sandra: 2 nuevas víctimas del machismo

¿Asistida de inmediato?

La Policía, en su comunicado, alega que "se procedió a la detención de ambos y se comunicó del hecho a la Fiscalía Especializada del Callao, determinándose que se realicen los exámenes de ley correspondientes", pero señala también que identifican que sobre Erika Oblitas "pesaba una requisitoria vigente del 17 de abril del 2019 por el delito de asociación ilícita para delinquir. Además, presentaba antecedentes por extorsión y una denuncia por tenencia ilegal de armas de fuego". Y es durante todo este tiempo de cotejo de datos que Erika se desvanece en el área de Criminalística y es llevada al hospital Loayza.

Para la ministra, si la agraviada presentaba antecedentes, debió ser llevada a un hospital y ser custodiada allí hasta su recuperación para afrontar sus cargos y recibir en paralelo apoyo en su denuncia de agresión.

PUEDES VER Jazmín Pinedo ataca al Ministerio de la Mujer por caso Vanessa Terkes

La Policía informa que Erika fue custodiada durante su internamiento; sin embargo, solo fue conducida hasta el nosocomio a raíz de la descompensación que sufrió, y eso es lo que la ministra Gloria Montenegro cuestiona como mal proceder.

Comisario da su versión

Por su parte, Christian Toledo, jefe de la comisaría Ingunza Valdivia, ratifica que se cumplió con los protocolos, pero ahora es su personal el que afronta una investigación de la Inspectoría General de la PNP.

PUEDES VER 'No me des la espalda': Lanzan campaña contra la trata de personas en labores domésticas

Por otro lado, explicó que no fueron los policías de su dependencia quienes dejaron en libertad al agresor de Erika, sino el fiscal de turno que determinó esa medida.

Erika Oblitas, de 37 años, deja dos menores hijos y se convirtió en la víctima número 68 de la violencia machista en lo que va del año. 

La clave

Tras varios días de búsqueda, se halló el cuerpo de Jhomara Erika Cruz Mayta (22), reportada como desaparecida y víctima de feminicidio en Juliaca (Puno). El cadáver con signos de golpes y violación estaba en un saco de polietileno en las orillas del río Huata.