Helicóptero siniestrado transportaba bidones de gasolina y balones de gas

La República
8 06 2019 | 21:00h
UNA TRAGEDIA QUE PUDO EVITARSE

Sobrevivientes. Los que salvaron su vida afirmaron a La República que la explosión del combustible y del gas produjo la muerte de dos efectivos, porque no se cumplieron con los protocolos de seguridad.

Cinco bidones de gasolina y dos balones de gas doméstico cargaba el helicóptero Mi-171 del Ejército que se accidentó en la provincia de Condorcanqui, Amazonas, durante una misión de desminado en la frontera con Ecuador. El impacto ocasionó una explosión que mató a dos efectivos e hirió gravemente a otros tres.

La República confirmó, mediante entrevistas a los sobrevivientes del episodio y al acceso a fotografías de la máquina tomadas por el personal antes de que partiera de la base de Urakusa, que, efectivamente, fueron subidos al Mi-171 balones de gas y bidones de combustible sin las medidas de seguridad correspondientes.

PUEDES VER Arequipa: “Monstruo del Cono Norte” tenía orden de captura desde el 2013 [VIDEO]

Cuando se encontraba a 20 metros a punto de aterrizar en el campamento del sector Cabo Coangos, el helicóptero sufrió un percance -aparentemente una mala maniobra del piloto- y cayó de cola. Según los tripulantes que sobrevivieron, el impacto produjo fuego que de inmediato se expandió por la presencia de los bidones y de los balones que no estaban asegurados. Toda esta carga se desplazó hasta la parte posterior de la aeronave, aplastando a los efectivos que se encontraban en ese punto. Entre ellos, precisamente, los suboficiales EP Aldo Castillo Morales y PNP Richard Auccapoma Chávez, quienes murieron calcinados. Y resultó con graves quemaduras en el 70% de su cuerpo, el suboficial PNP Wilfredo López Mariño.

“Desde un inicio les dije a los efectivos del Ejército que era peligroso llevar el combustible y los balones de gas de esa manera, pero los encargados de la operación contestaron que no había problema, porque ellos estaban cumpliendo con el protocolo”, dijo uno de los testigos que, por razones de seguridad, no es identificado: “Pero está claro que sin las explosiones ocasionadas por la gasolina y los balones de gas, nuestros compañeros podrían haber sobrevivido”.

PUEDES VER V.E.S.: Sujeto esconde celular robado debajo de la cama de su perro [VIDEO]

Los militares y los policías participaban en una operación de desminado de la frontera con Ecuador.

“Estábamos a punto de llegar al campamento de Coangos, cuando de pronto el helicóptero cayó violentamente por el lado de la cola contra la maleza, y todos fuimos a parar en la parte trasera, aplastados por la carga”, dijo otro testigo.

“Vi que el suboficial de la policía Wilfredo López Mariño logró auxiliar a su compañero, el suboficial Dany Sullón Silva, pero al regresar para socorrer a Richard Auccapoma y a Aldo Castillo, el fuego comenzó a prenderse. A los pocos segundos se produjo la primera explosión. Y siguieron otras. Eran los bidones de combustible y los balones de gas. Las llamas terminaron con el helicóptero y alcanzaron al suboficial Wilfredo López, que estaba bañado en gasolina”, relató un tercer sobreviviente entrevistado por La República.

PUEDES VER Estudiantes de San Marcos donan sangre para 1.300 pacientes

La Junta de Investigación de Accidentes de la Aviación del Ejército está a cargo del caso a fin de establecer las verdaderas causas que originaron la caída del helicóptero y si se violentaron los protocolos de seguridad en el traslado de combustible. Este diario consultó a voceros del instituto militar sobre los resultados de las pesquisas y respondieron que todavía no concluye el trabajo.

El exjefe del Comando Especial del Valle de los Ríos Apurímac, Mantaro y Ene (Cevraem) general EP (r) Leonardo Longa López dijo a este periódico que en esta clase de operaciones es permitido el transporte de combustible, pero con la máxima seguridad, lo que al parecer no sucedió.

“Trasladar combustible con pasajeros es parte del protocolo en una operación militar, siempre y cuando la carga esté bien estibada y con los cintillos de seguridad”, indicó el general Longa. Los testigos dijeron que en este caso no sucedió así.

PUEDES VER Talara: se quejan de prostíbulo que no cuenta con licencia de funcionamiento

Sin embargo, para el exjefe de la Dirección Antidrogas (Dirandro) general PNP y piloto Darío Hurtado Cárdenas, el Ejército violó uno de los protocolos de seguridad tipificado en la Regulación de Aeronáutica Civil.

“No está permitido llevar combustible con pasajeros, peor aún con balones de gas. Debieron transportar en otra aeronave y no exponer la vida de los efectivos”, dijo el general Hurtado. Se espera que el Ejército establezca las respectivas responsabilidades. 

Video recomendado