30 años de cárcel para conserje que violó a una niña en colegio de Lurigancho-Chosica

La República
4 Jun. 2019 | 15:21h

Luego de abusar sexualmente de la menor en el interior de su centro educativo, el sujeto le dio a su víctima cien soles para que no lo denunciara ante las autoridades. 

A una condena de treinta (30) años de prisión fue sentenciado un conserje de una institución educativa del distrito de Lurigancho-Chosica, luego de que el Poder Judicial lo encontrar culpable de cometer el delito de violación sexual en agravio de una menor de edad.

A pedido de la Primera Fiscalía Superior Penal de Lima Este, el Poder Judicial condenó a tres décadas tras las rejas a Luis Armando Huaytalla Machado, quien abusó sexualmente de una niña de 11 años en el interior de su colegio.

PUEDES VER 348 niñas sufrieron violación sexual en Cusco [VIDEO] 

De acuerdo a la información difundida por el Ministerio Público, Huaytalla Machado violó a la menor después de la hora de salida del colegio, aprovechando que la niña se había quedado sola luego de que las compañeras con las que estaba se retiraron.

Tras cometer la violación, señala el Ministerio Público, Huaytalla Machado le dio a la menor cien soles a cambio de que no lo denunciara. Sin embargo, el caso llegó a las autoridades.

Como señala el despacho de la fiscal adjunta superior Dina Mercedes Janqui Guzmán, de la Primera Fiscalía Superior Penal de Lima Este, la condena contra Huaytalla Machado se logró en la etapa de juicio oral.

PUEDES VER Condenan a cadena perpetua a sujeto que violó en su casa a una niña de 8 años

La doctora Janqui Guzmán demostró ante el juzgado la culpabilidad de Huaytalla Machado basándose en el certificado médico legal que da fe de la violación sexual sufrida por la menor.

También, la representante del Ministerio Público tomó en cuenta las imputaciones de la niña contra su abusador, así como el perfil psicológico que se le practicó.

Finalmente, la drástica sanción contra el sujeto se decidió luego de presentar ante el juzgado las declaraciones de los padres de la menor, la de los peritos que participaron en el caso y el perfil psicológico del condenado, que señala que este posee una personalidad narcisista con rasgos disociales.