¿Calladito se le ve más bonito…?

Ruth Condori
27 05 2019 | 01:05h

Cabría, en todo caso, recalcarle a Vizcarra que respaldarse en los quince años de estudios no es ninguna garantía, porque gran parte de los mismos han sido hechos por entidades como el MTC y Proinversión que a parte de no tener especialistas, siguen los caprichos de autoridades de turno.

César Caro

Hace algunos días, el presidente Vizcarra enfatizó en el Cusco, respecto al proyectado aeropuerto de Chinchero, que no se trata de una improvisación: “Las cosas van a mejorar. Hay evaluaciones y estudios que se han hecho por aproximadamente 15 años y no es lo que digan las autoridades o los funcionarios (locales), sino los expertos que han determinado que es la alternativa más adecuada. Nosotros tenemos que sujetarnos a lo que dicen los estudios. No es una improvisación”, descartando de plano serias objeciones de carácter técnico, económico y ambiental. 

Cabría, en todo caso, recalcarle que respaldarse en los quince años de estudios no es ninguna garantía, por varios motivos; entre ellos, porque gran parte de los mismos han sido hechos por entidades como el MTC y Proinversión, que aparte de no contar con especialistas adecuados, muchas veces se limitan a seguir las instrucciones o caprichos de los gobernantes de turno, como sucedió en el caso de la Carretera Interoceánica.

PUEDES VER: Arequipa: Contratista de Majes II favorecida con suspensiones

Además, respaldarse en los 15 años de estudios tampoco lo es, porque, en los tiempos que vivimos, los avances tecnológicos han ocasionado, la mayor parte de las veces, que lo que ayer fue correcto hoy sea obsoleto. ¡Por favor, consulten a instancias especializadas! 

Por otra parte, Vizcarra –y aquí deseo estar equivocado—, durante su última visita a Ilo, aparte de enunciar varios proyectos cuyos estudios y posible construcción van más allá del 2021, como por ejemplo la zona de abrigo del puerto, obvió cualquier referencia al Corredor Ferroviario Bioceánico Central, al que, al parecer, ha puesto paños fríos a partir de su acercamiento a la administración Trump, motivo por el cual asistió en Santiago a la reunión convocada por el mandatario chileno, Sebastián Piñera, que quiere crear un organismo en reemplazo de la Unasur; el cual, sin lugar a dudas, responderá a los intereses de Chile y la derecha internacional.

Por otro lado, quizás ese escenario explique que se diga que el tramo del Corredor, en el Perú, costaría alrededor de US$ 7500 millones; por lo cual, como Condorito, exijo una explicación, dado que son solo 400 kilómetros más o menos. Es decir, el costo por kilómetro sería de US$ 18.75 millones; cuando, por ejemplo, en Colombia, en un terreno montañoso y accidentado —que no es el caso—, oscila entre los US$ 3 y 8 millones por kilómetro, que significaría en nuestro caso, en el peor escenario, un costo de US$ 3200 millones. ¿Corrupción o preparación del terreno para descartar el proyecto aduciendo costos altos?

Video recomendado