Conoce las complicaciones más frecuentes en la retina

Milagros Berrios

@larepublica_pe

23 May 2019 | 3:32 h
La Republica

Una retina enferma puede provocar un daño permanente a la vista y hasta ceguera, explica especialista. Tome en cuenta estos síntomas.

Destellos de luz brillantes, manchas pequeñas como moscas, visión borrosa o sombras pueden ser síntomas de un problema visual de cuidado como el desprendimiento de la retina regmatogeno (DRR). Esta es la capa más interna del ojo que tiene como función captar las imágenes, procesarlas y transmitirlas al cerebro, de tal modo que cuando ocurre un desprendimiento de la retina, sin una acción pronta, dicha condición pueda provocar la pérdida de la visión.

Según el médico oftalmólogo de Oftalmosalud, Renzo Cañote, una retina enferma no puede transmitir las imágenes de la visión de los pacientes, lo que equivale  a sufrir de una permanente deficiencia visual o incluso hasta ceguera. Señala que muchas de las enfermedades retinianas pueden tratarse de manera eficaz si son detectadas a tiempo, logrando una buena visión sin experimentar molestia o dolor durante los tratamientos. En ese sentido, recomienda realizar una exploración oftalmológica exhaustiva para detectar, a tiempo, un problema potencial. 

PUEDE VER El tracoma, la infección que causa ceguera

Entre las causas del desprendimiento de retina está la tracción de la misma, la cual se presenta en los pacientes diabéticos no controlados. El alto nivel de azúcar provoca la aparición de tejidos de cicatrizacion  que dañan la retina, producen hemorragias y finalmente la enferman profundamente, lo que se conoce como retinopatía proliferativa.

Otro motivo está asociado a la aparición de líquido debajo de ella, condición denominada desprendimiento de retina exudativo,  provocada con mayor frecuencia por procesos inflamatorios e enfermedades sistémicas, así como males infecciosos, reumatológicos y tumorales.

Existen pruebas como la denominada Optomap, incluidas en la consulta oftalmológica. A través de esta, se realiza una exploración del ojo para contar con un registro digital de referencia de la salud de la retina y comprobar si se producen cambios con el tiempo. Este procedimiento se practica en segundos, no duele y, generalmente, no requiere dilatación.