Detienen a adolescente peruana acusada de prostituir a colegialas en Bolivia [VIDEO]

Menor de 16 años sería la cabecilla de organización criminal que explotaba sexualmente a escolares, en la ciudad de El Alto.

Menor de 16 años sería la cabecilla de organización criminal que explotaba sexualmente a escolares, en la ciudad de El Alto.

Una adolescente peruana fue detenida por la policía de Bolivia que la responsabiliza de liderar una red de prostitución que lucraba con la integridad de escolares, en la ciudad de El Alto.

“Ha sido aprehendida gracias a la descripción de algunas menores en lo que viene a ser las entrevistas con los gobiernos autónomos municipales. Era realmente la que administraba todo este sistema en la organización”, señaló Douglas Uzquiano, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Con solo 16 años, la presunta proxeneta apodada ‘la Perucha’ fue señalada por las autoridades como la cabecilla de una red de trata y tráfico de colegialas, quienes la delataron e informaron que sus brazos derechos eran ‘la Gaby’ y ‘la Andrea’, ambas tenían la función de cobrar y ayudar a captar nuevas jóvenes a través de redes sociales.

La acusada estaría operando hace un año y medio, en un local ubicado en la zona 12 de Octubre de la mencionada ciudad. Asimismo, habría trasladado al Perú a dos menores con fines de explotación sexual.

El caso surgió cuando se investigaba el paradero de personas desaparecidas. Para ello, los efectivos policiales intervinieron tres alojamientos que eran utilizados para que las víctimas brinden los servicios ilícitos, y realizaron operativos en los cuales actuaron como agentes encubiertos.

Durante la intervención, 11 adolescentes fueron rescatadas y un total de 20 ciudadanos fueron detenidos en calidad de cómplices. Además, se capturó a clientes que estaban en el lugar, e incluso se sorprendió a un sujeto dentro de una habitación con una menor de 16 años que estaba reportada como no habida.

Otra adolescente fue hallada por las autoridades cuando deambulaba por la plaza Juana Azurduy de Padilla. Según dijo, logró huir de un local donde era víctima de explotación sexual junto a otras señoritas.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO