Día de la Madre: Miles de limeños visitaron cementerios para recordar a sus mamás

Jhoselyn Valdez
12 May. 2019 | 21:00h

El Ángel, Nueva Esperanza y Presbítero Maestro fueron los cementerios que congregaron más personas en el Día de la Madre.

Más de 300 000 personas acudieron a diversos cementerios de Lima para celebrar el Día de la Madre. Desde tempranas horas, familias enteras rindieron homenaje a sus mamás fallecidas, pues el amor que sienten por sus progenitoras va más allá de la muerte.

Cementerios como Nueva Esperanza, El Ángel, Presbítero Maestro, Parque del Recuerdo, Jardines de la Paz, Mapfre, Campo Fe y Baquíjano del Callao fueron los camposantos más visitados, al congregar a miles de personas que llegaban con arreglos florales, globos en forma de corazón, serenatas, comida  y otras costumbres peruanas.

PUEDES VER: Días de la Madre: Saluda a mamá con estas emotivas frases en quechua

Waldo Sierra, director general de Afectaciones del cementerio Parque del Recuerdo, informó que en esta fecha el promedio de personas que visitan los camposantos limeños es de 300 000 personas y que esta cifra se mantiene, pues "honrar la memoria de nuestras madres es algo que trasciende generaciones y estilos de vida"

A pesar de que algunas mamás no se encuentran físicamente, los hijos siempre guardan grandes recuerdos de ellas, motivo por el que van a visitar sus tumbas. Las demostraciones de amor dependen de las costumbres familiares.

PUEDES VER: Asesinaron a balazos a reggaetonero ‘Omega’ en presunto ajuste de cuentas

Por ejemplo, en los cementerios de Comas y Nueva Esperanza en Villa María del Triunfo, las personas realizan caravanas para visitar a sus seres queridos. Algunos, incluso, suelen llevar los platos favoritos de sus madres difuntas. 

A veces el amor va más allá. Aunque la pérdida de una madre genera tristeza, hay personas que prefieren recordar con alegría a sus progenitoras y llegan con cajas de cerveza, ollas de comida e instrumentos musicales para animar la visita.

Lo importante del Día de la Madre es pasar esta fecha especial con nuestras progenitoras, en casa si es que aún se tiene la dicha de tenerlas con vida o en el cementerio, recordando con amor al ser querido que partió.