Piura: Mujer que dijo haber sido secuestrada confesó ante la PNP que todo fue mentira

La República
11 May. 2019 | 21:59h

Videos obtenidos por la Policía Nacional contradecían la versión del supuesto secuestro que contó la mujer, ante lo cual terminó admitiendo que dicha versión no era real. 

 

Actuó por desesperación. Tal fue lo que dio a entender en Piura una mujer a las autoridades policiales luego de admitir que fingió su desaparición al verse acosada por unos supuestos problemas laborales que dijo que tenía.

Lilian Gómez Changanaque, de 30 años, fue encontrada con cortes en las muñecas y maniatada en el interior de una vivienda deshabitada, en una escena que parecía ser el desenlace de un tenso episodio de secuestro. Sin embargo, no fue así.

PUEDES VER Hallan en Talara a secretaria de un estudio de abogados que desapareció en Piura

Tres días antes, su familia y amigos la estuvieron buscando con locura, al punto que denunciaron su repentina desaparición. No obstante, su aparición no trajo del todo un alivio.

La existencia de unos videos que evidenciaban que no había sido secuestrada fueron claves para que Gómez Changanaque terminara admitiendo ante agentes de la Policía que todo era una mentira.

Días atrás, el jefe de la Macrorregión Policial Piura-Tumbes, general Lucas Nuñez Córdova, informó sobre la existencia de estas grabaciones que contradecían el testimonio de la mujer, quien señalaba en un inicio haber sido secuestrada.

“El día que la señora manifestó que fue secuestrada por cuatro sujetos de manera rauda y violenta y que fue llevada a Sullana en un automóvil, ella estaba abordando un vehículo de la empresa Eppo. En las grabaciones de las cámaras no se ve eso, ella viajaba sola”, indicó el oficial.

Sin embargo, ante los efectivos de la División de Investigación Criminal (Divincri) de Piura, Gómez Changanaque reveló que recibía presión de parte de su jefe, quien le reclamaba la entrega de una suma de dinero.

PUEDES VER De acuerdo a la Policía, secretaria habría planificado autosecuestro

De acuerdo al diario Correo, la mujer indicó a los agentes de la Divincri Piura que trabaja buscando personas para que se inscriban a diplomados, labor por la cual, dependiendo el número de inscritos, su jefe le entregaba una comisión.

Sin embargo, cuando notó que varios de los inscritos no habían pagado el monto de la inscripción, la situación se salió de control, pues su jefe le exigía el dinero.

Ante esa situación, contó la mujer, decidió irse a Sullana.

Ya en dicha ciudad, la mujer señaló a los agentes que se quedó en unos hoteles, en los que pensó quitarse la vida, pues alegó que se sentía decepcionada de sí misma.

En ese sentido, señaló que en un parque encontró pedazos de vidrio y que fue con estos que se hizo cortes en los brazos. Sin embargo, cuando fue hallada por las autoridades, optó por inventar la historia del secuestro para ocultar lo que habría ocurrido en realidad.