Cusco: La lucha contra la muerte en el distrito con mayor presupuesto del Perú

Luciana Cuentas
9 May. 2019 | 13:11h

¿Cuánto vale una vida humana? Megantoni, un distrito cusqueño asentado sobre las reservas de gas más importantes del Perú, recibe S/ 180 millones anuales por canon gasífero, pero para sus pobladores, esto no significa mucho. Las enfermedades más “simples” no pueden ser combatidas. 

Megantoni es considerado el distrito más rico del país por sus reservas gasíferas; sin embargo, sus autoridades no pueden darle calidad en salud a la población. Los niños de esta localidad, ubicada en la zona de selva de la región Cusco, mueren por enfermedades como la diarrea, conjuntivitis y bronquitis que, en cualquier otra parte del Perú, podrían ser tratadas y curadas en cuestión de días.

Las comunidades nativas del distrito son las más vulnerables. En algunos casos un poblador de estas áreas debe literalmente cruzar ríos y caminar hasta dos días para llegar al puesto de salud mas cercano. Muchos se resignan a la pérdida de sus seres queridos y los dejan morir ante la falta de los servicios de salud.

PUEDES VER: Cusco: Nuestro reto es mejorar la inversión y la acreditación de la Unsaac

En un extenso reportaje, el grupo de investigación periodística Convoca, reveló los alarmantes casos y cifras de muerte en este distrito creado hace menos de dos años. Antiguamente formaba parte del distrito de Echarati. Al dividirse, hoy comprende 32 comunidades nativas

Megantoni recibe abundante dinero por el concepto de canon y regalías, y solo el 2017 esta cifra ascendió a S/ 180 millones, convirtiéndose en distrito con mayor presupuesto en el Cusco y el Perú. Tal bonanza no se refleja en la mejora directa en la calidad de vida de los nativos expuestos diariamente a los cambios radicales que trae la explotación de los recursos.

Los más perjudicados son los niños y mujeres. Si bien los últimos años los gobiernos redujeron la tasa de desnutrición crónica infantil, esta cifra no es menor cuando se trata de niños de zonas rurales. 

PUEDES VER: Consejeros anuncian denuncia contra gobernador de Cusco

En un estudio practicado a 370 niños de las comunidades nativas de Timpía, Miaría y Puero Huallana, la ONG Ayni Desarrollo con la asistencia del Ministerio de Asuntos Globales de Canadá, reveló que un 47% de los niños sufrían algún tipo de desnutrición.

El registro de mortalidad tampoco es muy exacto. Existen casos que nunca llegan a ser conocidos por la falta médicos y centros de salud. Actualmente solo hay dos galenos en todo el distrito. Conseguir personal adecuado para la atención de los pobladores es muy complicado por el tema de la comunicación -hablan la lengua matsiguenga- y conocimiento de su geografía.

El director de la Red de Servicio de Salud de La Convención, Fran Carrilo, cuenta que los médicos solo duran por cortos períodos de tiempo. Al momento, hay plazas abiertas y los sueldos oscilan entre los S/ 1500 y S/ 4500, dependiendo de su categoría. Además, reciben un bono de las empresas gasíferas.