María Jara: Al toro por los cuernos

08 May 2019 | 6:00 h

Tras apenas dos semanas de gestión, la ministra de Transportes toma el toro de la corrupción por las astas y anuncia que los funcionarios de su sector pasarán la prueba del polígrafo para evitar otros “Odebrecht” en los futuros proyectos de infraestructura vial.

Su incorporación como ministra de Transportes hace dos semanas hizo que, por primera vez en nuestra historia, un gabinete ministerial tuviera mayoría de miembros mujeres. Pero más allá del alarde de feminismo que podía implicar su elección, María Jara es una de las personas que más conoce en el país sobre ese monstruo llamado transporte urbano y ahora, por si fuera poco, deberá enfrentar al otro monstruo, el de la corrupción, pues ha sido en ese sector donde Odebrecht hizo de las suyas repartiendo coimas a cambios de obras a diestra y siniestra.

Abogada por la PUCP, tiene una maestría de Derecho de la Competencia y la Propiedad Intelectual, pero las circunstancias la llevaron a vincularse al transporte, la movilidad sostenible y el desarrollo urbano, experiencia que comenzó al ser nombrada gerente de transporte urbano de la Municipalidad de Lima durante la gestión de Susana Villarán.

PUEDES VER MTC modifica medidas de seguridad para buses

En ese período fue la encargada de establecer las bases de la Reforma del Transporte –proceso que, luego, acabó interrumpido por la gestión de Luis Castañeda Lossio– y fue la responsable de la creación del Sistema Integrado de Transporte, para muchos, la única reforma de verdad emprendida para acabar con el caos.

Pero no ha sido el caos del transporte el monstruo más duro al que ha tenido que enfrentarse María Esperanza Jara Risco, de 48 años. Mientras trabajaba día y noche en la reforma planteada, enfrentando paros de transportistas, organizando reuniones con los dueños de las empresas informales y dando entrevistas para explicar sus medidas, le detectaron cáncer en un seno que, luego, se extendió hasta la axila. Eso fue el 2013.

Como le contó a la periodista de Domingo Juana Gallegos, quien la entrevistó por esos días, la mañana en que vio partir el primer corredor azul de la avenida Tacna, acababa de ser sometida a tres cirugías, una biopsia para descartar el tumor canceroso, la extirpación del tumor de 1,3 centímetros del seno izquierdo y el retiro de ganglios axilares comprometidos. Nadie más lo sabía, salvo la hoy procesada exalcaldesa Villarán.

PUEDES VER MTC: Cada año hay 3 mil muertes por accidentes de tránsito

Fue un tiempo muy duro, no solo por el cáncer o porque eran las épocas en las que le llovían críticas por las reformas emprendidas, sino porque en ese preciso período enfrentó la separación de una pareja que no supo acompañarla en la enfermedad.

“Siempre he tenido miedo al dolor y a depender. Toda mi vida he calculado mis objetivos y de pronto viene esta cosa que me mueve el piso”, le confesó entonces a la periodista, quien hasta hoy recuerda que la vital funcionaria se quebró al hablar del tema y cuenta: “Me impresionó que ella, una mujer que tomaba mucho en cuenta la imagen, el verse bien, tuviera que enfrentar los efectos secundarios de la quimioterapia, perder el cabello y tener que usar una peluca”.

PUEDES VER Funcionarios del Ministerio de Transportes y Comunicaciones pasarán prueba del polígrafo

Derrotado el cáncer y terminada la gestión de Villarán, María Jara pasó a encabezar la Superintendencia del Transporte y, luego, fue directora general de Transporte Terrestre del Ministerio de Transportes, cartera que entonces estaba bajo la gestión del hoy presidente Martín Vizcarra. El 2017 tuvo que renunciar a ese cargo tras rechazar las acusaciones sobre una presunta fábrica de papeletas falsas durante su gestión en la Sutran. Protransporte pidió su inhabilitación, junto con otros siete funcionarios, para ejercer cargo público por cinco años, sanción que fue desestimada, como se puede verificar en la página del Registro nacional de sanciones contra servidores civiles.

Jara ha reconocido que ha sido en su sector donde se centró la mayor parte de los manejos corruptos de Odebrecht y ha anunciado que una de las primeras acciones concretas que se tomará en el MTC es que sus funcionarios pasarán la prueba del polígrafo por lo menos en lo que concierne a sus declaraciones. “No queremos más conflictos de interés ni puertas giratorias”, ha dicho.

PUEDES VER Pretenden desactivar TMT para favorecer proyecto de transporte “Mi Trujillo”

Quienes trabajan con ella la consideran un poco workaholic, pero María Jara encuentra relax en el deporte –ha practicado yoga y ciclismo–, pero, sobre todo, en sus dos gatos adoptados, compañeros inseparables a los que considera sus hijos. Tras las duras experiencias a las que ha tenido que enfrentar, se considera una mujer feliz, cuya única norma de vida es “buscar todos los días ser una mejor persona”.

Sabía que...

María Jara creó la Fundación Transitemos en pro de la movilidad sostenible y formó su propia consultora, Jara Consulting Group.

También ha trabajado en otras entidades del Estado, tales como la Defensoría del Pueblo y la Presidencia del Consejo de Ministros.

Video Recomendado

Lazy loaded component