Pueblo Libre: Invasores ingresan a casa y desalojan violentamente a propietarios [FOTOS]

Walter Lopez
6 M05 2019 | 21:09h

Una turba de al menos 15 matones, liderados por una extranjera, entró a la fuerza a una vivienda y agredieron a sus habitantes. Agraviados denunciaron el hecho, pero hasta el momento los invasores permanecen en el inmueble de la calle Sucre.

Un indignante caso sucedió el pasado domingo 28 de abril en el distrito de Pueblo Libre, cuando una turba de 15 a 20 matones, liderados por la colombiana Emely Sharayn Cachán Castrillo, de 37 años, desataron el caos al invadir de forma violenta una casa ubicada en la av. Sucre 313, desalojando a todas las personas que encontraban en el interior.

En el predio viven dos familias, los Guillén Alfaro y los Peña Guillén, quienes se quedaron en la calle, pues los invasores cambiaron las cerraduras, no sin antes golpear de forma salvaje a quienes encontraron, sin respetar a las mujeres, según cuenta una de las dueñas de la casa Gabriela Alfaro. El hecho ocurrió aproximadamente a las 10:43 a.m.

PUEDES VER Pueblo Libre: Hermanos caen cuando intentaban vender los artefactos que habían robado

“Abrí la puerta y se metieron a la fuerza. Uno agarró un cuchillo de la mesa. Yo me asusté y subí al segundo piso. Luego estando en pijama, escapé por el garaje para pedir ayuda a la Policía”, aseguró Gabriela Alfaro al programa ‘Día D’. Añadió que les mencionó a las autoridades que fueron retirados de su hogar “con lo que tenía puesto”, y que la ciudadana colombiana estaba con los matones.

En ese momento también estaban en la casa su esposo Guillermo Guillén, su cuñada Ana María Guillén Romero, y sus hijos dos hijos, Sebastián y Brenda. La última de las mencionadas también narró los desgarradores momentos por los que tuvo que pasar.

“Yo escuché gritos, por lo que salgo y veo un tumulto de gente. Luego cuatro hombres trataron de entrar a mi cuarto, reventaron a patadas la puerta, y pensé que iban a matar a mi hermano. Me jalaron el cabello, pero no sé con qué fuerza he podido escapar. Salí a la calle y comencé a correr cruzando la pista, los carros me pudieron atropellar. Lo que pensé en ese momento es que si no salgo me violan”, dijo al citado programa.

PUEDES VER Arequipa: Desalojan a 200 familias que invadieron un exbasural [VIDEO]

Posteriormente, llegó al lugar una fiscal, de nombre July Vega, junto a integrantes de la Policía Nacional. Eso parecía ser el fin de la pesadilla, pero nada estaba más lejos de la realidad, pues los usurpadores mostraban un contrato de arrendamiento que hicieron con una tercera persona, por lo que las autoridades permitieron que se queden.

Es por ello que, por ahora, las mujeres de las familias duermen en la casa de los vecinos, mientras que los hombres lo hacen en sus carros, frente a la vivienda, como lo contó Miguel Peña Guillén. “Han usurpado mi casa y tengo entendido que todas las noches entran y salen con mochilas, salen 3, 4 ó 5 personas. Así se van llevando mis cosas, las cuales compré con mucho esfuerzo. Solo pude sacar mi sleeping”.

Historia del inmueble

Hace más de 40 años, la casa le pertenecía a Sara Victoria Mejía Reyes, una mujer soltera que habitaba el primer piso. Ella le alquiló la segunda planta a Guillermo Guillén Toscano, el patriarca de la familia Guillén.

PUEDES VER Piden ampliar prisión para “Los Sicarios de La Victoria”

Guillermo Alfredo de Rivero Estremadoyro, presunto sobrino de Sara Mejía, según una escritura pública, compró el 8 de julio de 1987 la casa, por la cual habría pagado 850 000 intis de la época. Los Guillén, se enteraron que se trataría de una venta ficticia e iniciaron un juicio de retracto.

“Asumimos que hace esta venta en razón que la señora Sara no tenía hijos, y como tal estos sobrinos interesados hicieron la compra ficticia, porque de no haberlo hecho, hubiesen tenido que intervenir muchos más herederos”, aseguró Sixto Peña, abogado de los Guillén

En 1988, un juez falló a favor de los Guillén, indicando que, de acuerdo a ley, los inquilinos tienen la primera opción de compra. Entonces el señor Guillermo Guillén Toscano adquiere la propiedad del inmueble pagando 1 200 000 intis a la Sra. Sara Mejía. A su vez, este contrato dejaba sin lugar a reclamo a Guillermo Alfredo de Rivero Estremadoyro.

PUEDES VER Alertan a ciudadanos para evitar ser estafados tras rumores de invasión del Parque Industrial de Ancón

“Esa transacción, aprobada por el Poder Judicial no fue protocolizada, es decir que no ha sido inscrita en los registros públicos, y los Guillén en su buena fe lo han mantenido en el tiempo, no se han preocupado por terminar ese proceso, y es por eso en registros públicos el Sr. Guillermo de Rivero aparece como propietario”, añadió el abogado.

Guillermo Alfredo de Rivero Estremadoyro, quien estuvo al momento del desalojo, habría logrado inscribir en registros públicos aquella venta ficticia. “En los registros públicos figura esa supuesta venta, pero no la decisión del juez. Nosotros no le hicimos un seguimiento a este proceso judicial”, sostuvo Eladio Peña, otra de las personas que fueron sacadas a la fuerza de la vivienda.

PUEDES VER Pueblo Libre: motociclista murió tras impactar contra un auto [VIDEO]

La Policía hizo un operativo y tras la llegada de la Fiscal July Vega, los habitantes de la casa creyeron que todo se aclararía. Sin embargo, la autoridad solo hizo una verificación, pues los invasores mostraron los contratos de arrendamiento indicándoles que alquilaban cuartos en esa casa, y ella les creyó.

“La Fiscal nunca habló con nosotros, ni vio nuestras pruebas, solo se salió y se metió a su camioneta. Ni tampoco les preguntó a los vecinos, quienes dan fe que los Guillén y los Peña viven allí por más de 40 años”, indicó la joven Brenda Guillén. Es por ello que la Fiscalía ha decidido abrir una investigación contra la jueza July Vega.

Según el letrado, uno de los móviles de la invasión sería robar documentos con los que sustentarían la supuesta propiedad de inmueble. Los Guillén detectaron en las últimas horas retiros en sus cuentas bancarias por 27 000 soles y 2000 dólares. “La Policía, luego de ver que nos sacaron como delincuentes no hizo nada y permitió a los usurpadores quedarse en nuestra casa”, añadió Gabriela Alfaro Guillén.

La versión de los invasores

Emely Cachán dio una breve declaración para 'Día D', asegurando ser inquilina de la casa de Sucre desde hace un año, algo que a la luz de las pruebas es falso. La extranjera no quiso responder al ser consultada sobre qué hacía encabezando la invasión del 28 de abril, y negó esto pese a las evidencias.

PUEDES VER Retiran a comerciantes informales del cruce de las avenidas La Marina y Universitaria 

Además de la ciudadana colombiana, los Guillén también denunciaron a José Rafael Risco Valenzuela y a Laura Duque Risco, quien le mostró a la fiscal el contrato de arrendamiento. Ella indicó una dirección en la calle Colón 686 de Miraflores, pero allí nadie la conoce. Situación similar ocurrió con Guillermo de Rivero.

Vigilantes particulares cuidan la casa las 24 horas, mientras los usurpadores incluso salen con maletines de las personas que habitan el inmueble. Cuando el periodista de ‘Día D’ intentó hablar con uno de los invasores, estos lo agredieron físicamente. Para el abogado de la familia, el mensaje que da el Ministerio Público es que cualquier persona puede aprovechar un vacío legal para quedarse con una propiedad ajena, mientras la Policía se desentiende.

Video recomendado