Uso excesivo de equipos electrónicos perjudica a escolares

La República
2019 M05 1 | 15:54 h

Estudiantes pueden disminuir rendimiento en el colegio y sufrir tendinitis u otro problema de salud.

La tecnología cada vez es más utilizada por la actual generación. Para muchos niños tener en sus manos distintos aparatos electrónicos es algo sencillo, pues sus propios padres se los dan. Sin embargo, esto podría generarle más de un problema.

Al respecto, el Seguro Social de Salud (EsSalud) advirtió que el uso excesivo de videojuegos, tablets y smartphones causa tendinitis y afecta el rendimiento en los menores.

PUEDES VER La escuela tiene que ser el lugar donde el menor sea respetado

En ese sentido, la entidad aconsejó a los padres de familia tener un mayor control en la utilización de estos aparatos electrónicos a fin de evitar problemas médicos en los pequeños de la casa.

Jeanette Borja Arroyo, jefa del Servicio de Rehabilitación Pediátrica del hospital Edgardo Rebagliati, señaló que en esta área se han atendido casos de menores que presentan un dolor agudo en las articulaciones e inflamación de los tendones (tendinitis) de la mano.

La especialista indicó que estos males se generan por la fricción frecuente de los dedos pulgares, al momento que los niños usan estos equipos. Otro de los efectos son falta de atención, retrasos cognitivos, impulsividad, descontrol, conductas agresivas y problemas de rendimiento en los escolares.

PUEDES VER Minedu: Enfoque de género formará escolares sensibles y valientes

“Los niños deben utilizar las tablets, celulares o videojuegos una hora como máximo, aunque sería mejor que el tiempo de uso sea menor, para evitar problemas de salud a futuro”, enfatizó.

Del mismo modo, sugirió promover actividades recreativas y físicas para suplir el uso de estos aparatos y combatir el sedentarismo en sus hijos.

Otra opción, aunque más enfocada en personas mayores, es tomar un descanso de 10 minutos cada 45 minutos de manipulación de los dispositivos, y realizar diariamente actividad física para mantener los tendones siempre fortalecidos y no  propensos a lesiones.