Biólogos descubren nueva especie de rana en bosque de Puno

Luciana Cuentas
24 Apr. 2019 | 12:33h

La bautizaron como Noblella thuini y mide 11 mm. Esta diminuta rana terrestre fue encontrada en un bosque nuboso cerca de Ollaechea, en la cordillera de Carabaya, en Puno. Biólogos advierten del peligro que sufren estas restringidas especies.

En marzo del 2018, los biólogos Alex Ttito, del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional San Antonio Abad de Cusco, y, Alessandro Catenazzi, de la Universidad Internacional de Florida y del Centro de Ornitología y Biodiversidad (Corbidi), descubrieron una nueva especie de rana en la región Puno. Hace poco, hallaron una nueva en el mismo sector. 

En ese entonces se trató de la especie Psychrophrynella glauca, denominada así por su similitud con otras especies en la Amazonía andina y por su color único. Pero, la hallada este año presenta otras características, como su diminuto tamaño y restringido rango de distribución, se trata de la Noblella thuini.

PUEDES VER: Cocaleros de Puno insisten en que Corah salga de San Gabán

Esta nueva especie encontrada apenas mide 11 mm y resalta el color rojo entre sus piernas. El nombre se refiere a la localidad, tipo y la única localidad conocida en Thuini, de la región de Puno. Fue descubierta en la hojarasca de un remanente de bosque nuboso cerca de Ollaechea, en la cordillera de Carabaya. 

Según la Agencia de Noticias Andinas, la descripción de esta nueva especie de anfibio se publicó el martes 23 de abril en la revista PeerJ y comprende un estadio amplio sobre el peligro de estas especies. 

puno-rana

La Noblella thuini pertenece, al igual que la Psychrophrynella glauca, al grupo de los Terrarana, una especie de desarrollo directo distribuida en los trópicos americanos. Estas ranas tienen rangos de distribución muy restringidos, puesto que la diversidad de especies puede cambiar de un valle a otro. 

PUEDES VER: Puno: Walter Aduviri nombró en Educación a esposa de secretario de su partido

Muchos de los bosques nublados en este valle ya han sido deforestados, pero los remanentes de bosques relictos mantienen aún poblaciones de estas ranas pequeñas como las halladas y otras especies que aún faltan por descubrir. 

La Universidad Internacional de Florida advirtió que la tala y conversión de bosques nublados en pastos y cultivos es la amenaza más importante para estas diminutas ranas terrestres. La agricultura, minería y el desarrollo de proyectos hidroeléctricos son peligros latentes para estas ranas en el valle de Ollachea.

Andina recordó que el primer paso de cualquier acción de conservación es reconocer la unicidad de los organismos y sus hábitats. La presencia de especies amenazadas a menudo desencadena la necesidad de acciones de conservación dirigidas a prevenir o mitigar los cambios en el uso de la tierra que ponen en peligro a sus poblaciones.