Militante del Frente Amplio es denunciado por violencia física y psicológica hacia su expareja

Jocelyn Herrera
20 Apr. 2019 | 16:58h

Actualmente, el agresor Carlos Reyes Álvarez se desempeña como Coordinar Nacional de Comunicaciones del Frente Amplio

Luego de que María Mauricio acusara a su expareja, Marco Antonio Huaco Palomino, exasesor del congresista del Frente Amplio, Wilbert Rozas, otra denuncia de violencia contra una mujer por parte de persona del mismo partido ha salido a la luz.

Ruth Castro, una exmilitante del Frente Amplio, compartió su testimonio tras ser víctima de de maltratos físicos y psicológicos por parte de su expareja Carlos Reyes Álvarez, actual Coordinar Nacional de Comunicaciones del partido.

PUEDES VER Exasesor del Congreso es denunciado por violencia familiar

La agresión ocurrió de diversas maneras durante los dos años y medio que estuvieron juntos. Primero, Reyes le prohibió que mantuviera contacto con ciertas personas, obligándola a bloquearlas de sus redes sociales.

El grado de violencia fue incrementando y el sujeto empezó a agredirla físicamente. “Me despertó a las 2:00 de la madrugada para reclamarme y, en medio de un forcejeo, me tiró una bofetada repitiendo varias veces y entre insultos que lo “había cagado”, siempre repetía eso. Totalmente desquiciado cogió las cosas de su cuarto y las tiró, agarró mis cosas y con una tijera las cortó y embarró con una sustancia hasta sentirse satisfecho”, cuenta la agraviada a través de Facebook.

Si bien Ruth se armó de valor y decidió terminar la relación, Reyes continuaba hostigándola pues ambos trabajaban juntos en las actividades del partido. Ella denunció este hecho ante la dirigencia del mismo en noviembre del 2017. En ese momento, Reyes aceptó la agresión y fue despedido.

PUEDES VER Centros de Emergencia Mujer se unen a establecimientos de salud para apoyar a víctimas de violencia

Sin embargo, dos meses después fue contratado por el Frente Amplio. "Si bien recibí el apoyo de algunos compañeros, otros prefirieron el silencio antes que dañar la imagen del partido. Otros optaron por protegerlo y algunos decían “pero si solo fue una cachetada”. Pero eso no quedó ahí. No solo no lo sancionaron sino que lo “premiaron” con un excelente cargo", agregó la víctima.

Más de un año después de realizada la denuncia, la agraviada recibió un correo electrónico de parte de los miembros de la nueva Comisión de Ética de dicho partido, donde señalan que admiten su denuncia e iniciarán un proceso de investigación.