Cusco: Cargando al Taytacha

La República
h

Devoción. Formar parte de una cuadrilla de cargadores del Señor de los Temblores es un anhelo de la gran mayoría de católicos cusqueños, muchos esperan una vida para lograrlo. Ayer se realizó procesión que dio inició a Semana Santa.

Parece que fue ayer, cuando por primera vez asistí a la bendición del Lunes Santo, que se da tras la procesión del Patrón Jurado de Cusco, Taytacha Temblores. Parece que fue ayer cuando pregunté a mi padre qué tenía que hacer para cargar las andas de Cristo, su respuesta fue simple: “Crecer y portarse bien”. Han pasado 30 años de aquella primera experiencia, tenía ocho años y ayer tuve el honor de cargar al Taytacha. 

Lunes Santo de 2109. Cientos de personas se congregaron en el centro de la ciudad, la procesión del Taytacha es una de las muestras de fe y devoción más grandes del país, con esta inicia la Semana Santa en Cusco. 

PUEDES VER: El "Taytacha" se guardó en la Catedral, pero se quedó en los corazones de los cusqueños | FOTOS

Ayer el patrón de los cusqueños nuevamente salió en procesión para bendecir a su pueblo, como aquella primera vez del 31 de marzo de 1650, cuando el Cristo tallado en madera fue sacado por los feligreses de la época hacia el atrio de la Catedral para detener la furia de una seguidilla de terremotos que dejaron en ruinas Cusco. Desde entonces, los milagros fueron calando en la mente de los cusqueños.

Cuenta la historia que la imagen fue mandada a esculpir por el rey de España Felipe II, en el año 1620. Este Cristo, enviado al virreinato de Perú, era muy distinto a los que se tenía en la Madre Patria, facciones indígenas y tez cobriza hacían que el antiguo peruano podría identificarse con el Taytacha.

El sacrificio

El corazón parece palpitar en la cabeza, a medida que llega el momento de poner sobre los hombros las andas. Los días pasaron muy rápido, desde que nos presentamos como aspirantes de la cuadrilla de cargadores, conformada por periodistas que forman parte de la Hermandad del Señor de los Temblores. Por cosas del destino y algo de suerte, 12 colegas no pudieron asistir el presente año a la cita religiosa y, entonces, tenía un puesto vacante.

Formar parte de alguna cuadrilla de la hermandad requiere de mucho sacrificio y tiempo, hay gente que esperó toda una vida para ser parte de la experiencia religiosa. A mí solo me tocó esperar 30 años. 

PUEDES VER: Semana Santa: ¿Por qué el Señor de los Temblores es el ‘Patrón Jurado de Cusco’?

Para ser cargador del Taytacha, se tiene que realizar una serie de actividades durante un año. Hay que asistir a reuniones, celebraciones de misas y retiros espirituales, donde la oración y meditación es fundamental para estar listos mentalmente, lo físico pasa a segundo plano.

La hora llegó. El reloj de la Catedral marcaba las 14:30 horas, el Señor salía con media hora de retraso, su paso se mezclaba con las melodías y marchas interpretadas por las bandas de músicos del Ejército y la Policía, el retumbar de las caracolas marinas o pututos parecían acompañar los rezos de las señoras que, con rosarios en mano, adelantaban el paso procesional.

La cuadrilla de los periodistas es la tercera en la lista de espera de las más de 150 que tiene la hermandad. Apenas 10 minutos cargamos la sagrada efigie, en ese trayecto una lluvia de flores rojas o "ñuqchu" cayó desde los viejos balcones de la plaza Mayor

“Llevo 20 años cargando al Señor, es una experiencia que no se puede describir, espero seguir haciéndolo por muchos años más”, comenta Juan Becerra, presidente de la Cuadrilla de Periodistas.

Al igual que Juan Becerra, espero repetir esta experiencia muchas veces más.