María Magdalena: no fue prostituta, sino una persona adinerada [VIDEO]

Karold Rivera
h

Descubrimientos arqueológicos en Magdala, donde se cree que nació María Magdalena, han permitido desmentir la tradicional imagen que se tiene sobre ella. 

Durante siglos, la imagen de María Magdalena -uno de los personajes bíblicos más citados del evangelio católico, según investigadores- se ha establecido en el imaginario social como el de una mujer adúltera, prostituta, de mal vivir y, finalmente, arrepentida por todas sus faltas, pero ¿quién fue realmente esta mujer que, según la Biblia, se convirtió en una de las seguidoras más fieles de Jesucristo?

En una afán por resolver, precisamente, esta interrogante, la investigadora estadounidense Jennifer Ristine exploró, durante cuatro años, la ciudad de Mágdala (actual Migdal, Israel), que ha sido identificado como el lugar de nacimiento de María Magdalena.

Una serie de descubrimientos arqueológicos realizados en este lugar, ubicado a las orillas del Mar de Galilea, han permitido desmentir la tradicional imagen de una pobre prostituta que se tiene sobre María Magdalena, mostrando que, en realidad, era una mujer acomodada, que, incluso, financió con recursos propios a Jesús en su tarea de evangelización.

Las conclusiones de Ristine sobre la imagen y el estilo de vida que llevaba María de Magdala fueron presentados en un libro de su autoría publicado el 22 de julio de 2018, que lleva el título de “María Magdalena: percepciones desde la antigua Magdala”. El escrito recopila varios hallazgos arqueológicos que han permitido a Ristine reconstruir lo que sería el verdadero perfil del popular personaje bíblico.

La investigadora afirma a que “la imagen de María Magdalena se ha creado en base a ficción, tradiciones y malinterpretación a través de los siglos”. “Viendo este lugar, que es donde ella vivió, se puede confirmar que era una mujer con dinero, que no era pobre”, asegura Ristine.

PUEDES VER Semana Santa: ¿Por qué los católicos no comen carne el Viernes Santo?

¿Era o no una prostituta?

Los hallazgos arqueológicos de la ciudad bíblica de Magdala, ahora un yacimiento arqueológico con más de 2.000 años de antigüedad, sugieren que se trataba de un enclave rico. Y al integrar en este contexto las referencias bíblicas se puede deducir que María Magdalena era “una mujer adinerada de un pueblo económicamente bien posicionado” y no necesariamente una prostituta. “Viendo este lugar, que es donde ella vivió, se puede confirmar que era una mujer con dinero, que no era pobre”, señala la autora.

Esta afirmación se comprueba, por ejemplo, en los versos de Lucas VIII:1-3: “Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Chuza, mayordomo de Herodes; Susana y algunas otras, las cuales le servían con sus bienes”.

Para la autora, “los restos arqueológicos de Magdala” son prueba de que María Magdalena “procedía de una ciudad judía rica”, así como  también lo son “las inscripciones sagradas y los versos de la Biblia, que mencionan que cuida a Jesús con sus propios recursos”.

¿Cómo y cuándo surgió la imagen de prostituta?

Según la investigadora, la idea de María Magdalena como prostituta surgió de la homilía 33 del Papa Gregorio, pronunciada en el siglo VI, en la que el pontífice habló de ella como una “mujer pecadora”.

Añadió que la idea de Magdalena como una prostituta se reforzó durante siglos por el arte. Señala que en los siglos XIV y XVI era retratada con el pecho descubierto, el cabello rubio o pelirrojo muy largo, en una época en la que existía una tendencia a que las cortesanas “pintaran su pelo de rubio”, por lo que destaca que ya existía esta asociación “que se ha visto a través de los siglos” hasta la actual cultura popular.