Martes Santo: El día de la preparación antes de la pasión de Cristo

Josue Chavez
16 Abr 2019 | 5:01 h

Recordamos el pasaje bíblico que representa al Martes Santo en la Semana Santa, fechas que conmemoran el Viacrucis de Jesús de Nazareth.

En la Semana Santa no existe una conmemoración específica para el Martes Santo, sin embargo se entiende como el día de preparación para el Triduo Pascual, el cual va del Jueves Santo al Domingo de Pascua. En estos días se rememora la Pasión, Muerte y Resureción de Jesús.

En la Semana Santa, para la Iglesia Católica el Martes Santo está caracterizado por la exaltación de la Cruz, la cual se erige como un orgullo para los cristianos. La Pasión, según san Marcos es el Evangelio de la misa para este día.

Durante el Martes Santo, Jesús combate a los líderes religiosos de su tiempo. Inicialmente con los sacerdotes y ancianos, quienes cuestionan su autoridad para difundir sus palabras y hacer milagros.

PUEDES VER Disfruta tu Semana Santa con un viaje seguro y saludable

A continuación, los fariseos le consultan sobre el tributo, a lo que Jesús de Nazaret responde: “Dad, pues al César lo que es del César; y a Dios lo que es de Dios”.

Semana Santa: ¿Qué ocurrió en el Martes Santo?

En la Semana Santa, el culto de la Iglesia Católica dedica la lectura evangélica del Martes Santo al capítulo 13 de San Juan, a través de los versículos 21 al 33 y 36 al 38, considerando algunos pasajes de la Última Cena.

“Tras decir estas cosas, Jesús se conmovió en su espíritu y dijo con toda claridad: ‘En verdad les digo: uno de ustedes me va a entregar’. Los discípulos se miraron unos a otros, pues no sabían a quién se refería. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba recostado a su lado en la mesa, y Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara de quién hablaba. Se volvió hacia Jesús y le preguntó: ‘Señor, ¿quién es?’. Jesús le contestó: ‘Voy a mojar un pedazo de pan en el plato. Aquel al cual se lo dé, ése es’. Jesús mojó un pedazo de pan y se lo dio a Judas Iscariote, hijo de Simón. Apenas Judas tomó el pedazo de pan, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: ‘Lo que vas a hacer, hazlo pronto’. Ninguno de los que estaban a la mesa comprendió por qué Jesús se lo decía. Como Judas tenía la bolsa común, algunos creyeron que Jesús quería decirle: ‘Compra lo que nos hace falta para la fiesta…’, o bien: ‘da algo a los pobres’. Judas se comió el pedazo de pan y salió inmediatamente. Era de noche. Cuando Judas salió, Jesús dijo: ‘Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es glorificado en él. Por lo tanto, Dios lo va a introducir en su propia Gloria, y lo glorificará muy pronto. Hijos míos, yo estaré con ustedes por muy poco tiempo. Me buscarán, y como ya dije a los judíos, ahora se lo digo a ustedes: donde yo voy, ustedes no pueden venir’. Simón Pedro le preguntó: ‘Señor, ¿adónde vas?’. Jesús le respondió: ‘Adonde yo voy no puedes seguirme ahora, pero me seguirás más tarde’. Pedro le dijo: ‘Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Estoy dispuesto a dar mi vida

Video Recomendado