Clausuran doce locales inseguros en la recuperada avenida 28 de Julio. [FOTOS]

Veronica Calderon
h

Equipo de las áreas de Fiscalización, Defensa Civil y Sanidad de la comuna limeña encontraron negocios que vendían comida con ingredientes en mal estado. Locales de ropa tenían deficiencias en infraestructura.

La Municipalidad de Lima clausuró doce locales de venta de ropa, juguetes y comidas en la recuperada zona de la avenida 28 de Julio.

En la acción, un equipo de las áreas de Fiscalización, Defensa Civil y Sanidad de la comuna limeña inspeccionó estos negocios, ubicados en las cuadras 25, 26 y 27 de la referida vía, y encontró que dos locales de venta de juguetes y de lencería no contaban con caja de luz ni el respectivo pozo a tierra, por lo que fueron clausurados y sancionados por riesgo alto con una multa de 2 Unidades Impositivas Tributarias; es decir, S/ 8,400.

Del mismo modo, dos locales de venta de comida (el chifa “Xu Ziahuang” y la pollería “El Pollito Feliz”) fueron clausurados 15 días por comercializar alimentos no aptos para el consumo humano y presencia de roedores. Ambos fueron sancionados con el decomiso de los productos, así como con una multa de 1 UIT (S/ 4,200).

Asimismo, otros dos locales de venta de ropa deportiva fueron clausurados por modificar el área de establecimiento señalado en el certificado de autorización. Estos fueron multados con el 50% de una UIT (S/ 2,100) y fueron clausurados hasta que regularicen esta conducta infractora.

A estos locales clausurados se suman otros seis que fueron inspeccionados y cerrados el último 9 de abril, durante otra intervención de la comuna metropolitana. Estos fueron clausurados por Defensa Civil, al ser calificados de alto riesgo para los trabajadores y clientes.

Estas acciones se realizan tras el operativo ejecutado la madrugada del último martes 9 de abril, cuando un contingente de 800 personas, entre fiscalizadores, serenos y policías recuperó la avenida 28 de Julio que había sido tomada por el comercio informal. En el operativo se retiraron hasta módulos que los informales habían colocado en plena vía pública. Enseguida, se realizaron labores de remozado del lugar.

Luego de ello, ahora se inspecciona los comercios formales, para garantizar que estos brinden un servicio adecuado y seguro a toda la ciudadanía que llega hasta este concurrido punto de la capital.