Entrevista: “El Lunes Santo todo se vuelve de rojo en el Cusco, por el Ñucchu”

Rumi Cevallos
11 Abr 2019 | 20:20 h

Monseñor Israel Condorhuamán Estrada. Administrador de la Basílica Catedral del Cusco.

El lunes es fecha importante en el calendario eclesiástico del Cusco. Cuéntenos.

El Cusco se caracteriza por la procesión de Lunes Santo en el centro histórico y el Señor impartirá su bendición en la plaza San Francisco y en la Plaza Mayor. Participan allí una cuadrilla de 27 hermandades que cargarán a nuestro “Taytacha”, el Señor de Los Temblores.

¿Cuánta gente asistiría a la procesión?

300 mil personas aproximadamente. Será como diría, el vía crucis o el camino del Señor.

¿Cuántos años de antigüedad tiene la sagrada imagen?

Son 385 años si no recuerdo mal. Esa vez llegaron tres imágenes, la del Señor de los Temblores, el Señor de exaltación de Inquilpata y el Señor Manuel Exaltación de la Santa Cruz de Mollepata.

¿Ese día empieza con el tañer de la campana María Angola?

Sí, y se toca desde la madrugada, pero recién a la 1.45 de la tarde hay un momento donde nuestro arzobispo Richard Daniel Alarcón Urrutia da la homilía para iniciar la procesión solemne y esto prácticamente abre la Semana Santa.

¿Son pocas las veces que se toca esa campana?

Justamente en ocasión de Lunes Santo y Semana Santa.

¿Cuéntenos en qué consiste la procesión?

Ese día, los músicos, los Ch´aiñas, se ubican al lado derecho e izquierdo y animan las misas litúrgicas, luego iniciamos la procesión acompañados de todas las autoridades e instituciones que van a honrar al Señor. El Lunes Santo todo se vuelve de rojo en el Cusco, por el Ñucchu, que es una flor de color sangre viva, pura, y se honra al Taytacha con esas flores andinas. También están los pututeros, que honran a un personaje importante, el “Taytacha” y así recibimos la bendición del Señor.

El “Taytacha” estuvo en restauración el año pasado...

Expreso nuestra gratitud al Ministerio de Cultura porque en el centro de Tipón restauraron la sagrada imagen y como gratitud y como una especie de evangelización lo llevamos a Urcos y de allí hacia el Cusco y bendijo a muchas instituciones, e ingresó impartiendo su bendición a los internos de la cárcel de varones y mujeres de Quencoro.

¿Qué implica para los peruanos la Semana Santa?

Recordar la pasión del Señor para todas las religiones, no  solo para los católicos, porque el Señor murió para todos. Una semana para recordar los pasos que dio el Señor para nuestra salvación.

¿Qué recomienda a los turistas peruanos y extranjeros?

Que el turismo sea también para ver nuestra forma de honrar al Señor, que visiten nuestros templos y respeten los horarios y se lleven un bonito recuerdo que el hombre y mujer del Cusco están enraizados en su fe y es lo que se lleva en nuestra cultura hasta hoy día.

Video Recomendado