Jóvenes con VIH y males psiquiátricos viven en riesgo

Jhony Elias
7 M04 2019 | 05:40h

En Centro Juvenil Miguel Grau de PiuraMedicina para tratamiento se encuentra vencida y no cuentan con personal médico para su atención.

La crítica situación en la que viven los 138 internos del Centro Juvenil Miguel Grau (provincia en Piura) comienza a salir a la luz. A través de la inspección realizada el viernes último por diferentes autoridades de la región, se evidenció que los reclusos y trabajadores viven en condiciones no aptas para su salud.

Así lo reveló el informe detallado de la Defensoría del Pueblo, a cargo de su autoridad César Orrego Azula, quien el viernes desde muy temprano comprobó in situ que en dicha institución hay jóvenes con VIH y enfermedades psiquiátricas.

PUEDES VER Proyectan para Chiclayo un nuevo gran aeropuerto

Para los familiares de estos internos todo estaría bien si su proceso de rehabilitación se llevara de manera correcta y con suficientes especialistas y capacitados, pero la inspección inopinada hizo ver que también hay gran cantidad de medicina escondida en almacenes que se encuentra vencida, la cual no pudo ser utilizada a tiempo.

Asimismo, uno de los aspectos que más preocupa a los especialistas es que al interior de dicho local podría desatarse una plaga de enfermedades por la falta de higiene en los adolescentes, ya que no cuentan con logística para su aseo personal.

En ese sentido, se puso en evidencia la falta de servicios higiénicos y otros servicios básicos. Por ejemplo, el informe de la Defensoría del Pueblo detalla que en el programa número 1 hay solo un inodoro operativo para 47 menores.

Lo mismo ocurre en el programa número 2, donde hay una sola ducha para 42 adolescentes, lo cual dificulta el aseo personal de todos los habitantes de esa área. Por ende, su salud estaría en peligro. En este ambiente también se encontró, a un lado de los dormitorios, alimentos en estado de descomposición.

Además, en el programa número 3 no cuentan con servicios higiénicos, ya que todos se encuentran inoperativos, por lo que almacenan agua en recipientes sin tapa que colocan al costado de sus camas.

Alimentos y salud

Solo en la cocina de este local se reportó 38 observaciones. Una de las más resaltantes es la presencia de ratas y moscas, por lo que se recomendó la desinfección urgente, ya que la alimentación diaria en jóvenes y trabajadores podría agravar la situación en la que se encuentran.

También se reportó la incautación de alimentos vencidos que se encontraban almacenados en lugares inadecuados, lo cual incrementaba la presencia de roedores.

A ello se suma la falta de educadores para su correcta rehabilitación. En ese contexto, se detalló que se necesita de otros especialistas, ya que hay alumnos con necesidades educativas especiales, así como docentes para los talleres de carpintería y ciencias sociales.

Demandan mejor atención

Los menores aprovecharon la presencia de las autoridades para denunciar que también sufren por los constantes maltratos por parte del personal que los tiene a cargo en sus respectivos programas de rehabilitación. Además, pidieron mejores aulas para los talleres educativos, ya que actualmente se dictan en los comedores.

Sobre ello los familiares de los internos exigieron tomar medidas urgentes, con la finalidad de determinar si existe negligencia por parte de los encargados del centro juvenil.
De ser así, los demandantes exigieron una inmediata sanción.