“Pasamos un momento difícil por la infraestructura precaria en que vivimos”

Jhony Elias
h

Solo se tienen planos de la remodelación de local  que se construiría en un terreno donado por la municipalidad de Piura.

La directora del Centro Juvenil Miguel Grau, Julissa Bustamante Marcelo, expresó su malestar debido a las precarias condiciones en las que viven 138 internos y más de 60 trabajadores, quienes temen por su integridad al interior del establecimiento.

Según refirió Bustamante, a pesar de que el Ministerio de Justicia logró que la municipalidad de Piura donara el terreno para la construcción del nuevo centro de rehabilitación, hasta el momento solo se tiene los planos de la remodelación del local, pero se desconoce la fecha de construcción.

PUEDES VER Anchoveteros esperan derogatoria de ley que elevaría derechos de pesca

Por tal razón, la funcionaria dio a conocer que los jóvenes siguen viviendo en medio del hacinamiento. Y en camas y colchones que no se renuevan hace cinco años, lo cual podría ser motivo de enfermedades contagiosas.

No obstante, la directora advirtió que los jóvenes no duermen en el piso por falta de camas o colchones, tal y como lo aseguraron los trabajadores en un plantón realizado el sábado último. Por el contrario, dijo que en las habitaciones el único inconveniente es que todos los materiales se encuentran obsoletos.

Otro problema que juega en contra de la rehabilitación de los internos es la mala condición del cerco perimétrico que se encuentra a punto de colapsar. Y en algunas partes las paredes son motivo para que vendedores de droga y licor faciliten este tipo de sustancias a los internos.

“Además del hacinamiento estamos pasando un momento crucial por la precaria infraestructura”, refirió.