EN VIVO - Tokio 2020 EN VIVO: sigue en directo las incidencias del tercer día de competencias

La memoria de Arequipa está en su biblioteca

La Republica
Publicidad

Importante legado. El principal patrimonio de la Biblioteca Pública Municipal de Arequipa son sus 60 mil libros y revistas. Varios de ellos registraron el acontecer diario de la ciudad. La mayoría de textos se conservan, pero requieren ser digitalizados.

Las campanas de la Catedral de Arequipa y de la iglesia de la Compañía repicaron a la par. Eran las trece horas de un 8 de setiembre de 1890 y el sonido convocaba a la población a una manifestación contra la revista “Perú Ilustrado”, que acaba de publicar el cuento “La Magdala”, que narraba una relación amorosa entre Jesucristo y María Magdalena. Los ánimos de la población de finales del siglo XIX se exacerbaron porque consideraban al escrito una calumnia contra Cristo. El curioso pasaje quedó registrado en los Los anales de Arequipa o memorias de la Biblioteca Pública Municipal de Arequipa.

El recinto alberga 60 mil libros y revistas, varios registraron el acontecer diario de la ciudad. La mayoría de textos se conservan, pero se requiere digitalizarlos para asegurar su legado.

PUEDES VER: Golpes, bullying, drogas y licor en el colegio militar de Arequipa

Su actual director, Mario Rommel Arce, lee con emocionada voz el relato, escrito a mano por su antecesor, el poeta Jorge Polar, hace 129 años. "Exaltado el sentimiento religioso, que es el más vivo y ardiente en el pueblo de Arequipa, ya se comprenderá que acudió en gran número, como solía acudir en los más solemnes y tempestuosos días de nuestra dramática historia", recitó.

Estas memorias fueron escritas por los directores de la biblioteca entre 1890 y 1950. Ellos registraban los hechos que consideraban más relevantes de la ciudad. Ahora sus escritos forman parte del principal patrimonio de la biblioteca: la historia de la ciudad.

La biblioteca fue fundada en 1878 y resguarda textos desde tiempos de la colonia. De dicha época, están los libros de cabildo, que en 52 tomos recogen los acuerdos municipales entre 1550 y 1825 (año en que Arequipa recién tomó juramentó a la Independencia del Perú). Luego, en la época republicana, los hechos quedaron registrados en los periódicos y las mencionadas memorias .

Por ejemplo, el periódico oficial El Republicano, escrito entre 1825 y 1855, permite conocer otros pasajes; como que entonces aún se recurría a los sangradores para curar dolencias, o que la esclavitud aún era practicada en dicha época. Así quedó registrada en la edición del 5 de octubre de 1844:

"En la noche de 1º del presente, se ha fugado de su casa de su amo el criado nombrado Manuel, de edad de 21 años, color negro, estatura regular, cara redonda, nariz ñata; vestido de pana azul y sombrero plomo. La persona que de noticia de él o le presentase, será bien gratificada en la casa del Sr. D. Tomás Maclaughlin".

PUEDES VER: Observan compra de compactadora en Mariano Melgar

Y podemos retroceder más en el tiempo. En el libro de cabildo número dos, se registró que un 15 de enero de 1550, en época de lluvia, los primeros colonos españoles discutieron la necesidad de un puente, ante la crecida del “río de la ciudad”. En 1577 empezaría la construcción del puente Real, luego llamado puente Viejo y ahora denominado Bolognesi.  

Textos irreemplazables

La pérdida de estos documentos significaría el extravío de un pedazo de la historia de Arequipa. Por ejemplo, el paradero del primer libro de cabildo es incierto. Posiblemente registró los acuerdos municipales entre 1540 (año de la fundación) hasta 1546. Así, varios acontecimientos de los primigenios años de Arequipa son desconocidos.

Por ello, los tomos de los libros de cabildo, así como los ejemplares de “El Republicano”, se resguardan bajo llave en un pequeño cuarto de la biblioteca, solo de acceso para los historiadores. El diminuto ambiente no es el más idóneo para mantenerlos. A pesar de ello, el material está en buenas condiciones. Las letras, escritas hace cinco siglos, son legibles.

Rommel Arce sostiene que el clima seco de la ciudad influyó en la conservación de estos textos, que en sus primeros tomos fueron escritos con pluma de ave grande y sobre un papel de lino grueso. 

El director, designado hace un mes, acepta que el material podría resguardarse en mejores condiciones, pero implicaría remodelar totalmente la biblioteca. El local actual, ubicado en el Complejo Cultural Ateneo, fue habilitado en 1940. Antes, la casa fue un cuartel. Pero el presupuesto no abunda. La prioridad ahora es reparar el techo dañado por las lluvias. Otro tanto se requerirá para digitalizar el catálogo de libros y su sistema de búsqueda.