Allanan centro de rehabilitación y detienen a 5 personas en Trujillo

Abraham Ibanez
h

Estarían implicadas en asesinato a hombre hallado en basural. Internos eran encerrados en habitaciones que tenían rejas de fierro y no contaban con ambientes adecuados.

La Policía Nacional allanó el centro de rehabilitación “La Casa del Gran Pastor”, en donde se habrían cometido torturas, humillaciones y ataques contra el pudor de los internos, además, la administradora y sus ayudantes estarían implicados en el asesinato de Lenin Ricardo Díaz Gutiérrez (27), cuyo cuerpo fue hallado el 8 de marzo último en un basural de Wichanzao, en el distrito de La Esperanza, en Trujillo.

La intervención se realizó el viernes a las 6:30 p.m, en el inmueble de la Manzana “U” lote 13, de la urbanización Santa Teresa de Ávila, donde funcionaba el centro de rehabilitación para drogadictos “La Casa del Buen Pastor”.

PUEDES VER Imponen 18 meses de prisión a exdirector de Escuela PNP en Trujillo

Los detectives procedieron a realizar las diligencias respectivas, a fin de reunir evidencias o elementos probatorios que conlleven al esclarecimiento del homicidio de Lenin Díaz, en el interior del citado local.

Al efectuarse las pruebas de luminol en un baño ubicado en el segundo piso y un colchón ubicado en el tercer piso, éstas arrojaron positivo para manchas de sangre, indicios que hacen presumir que el homicidio se ejecutó en dicho centro de rehabilitación a mediodía aproximadamente.

Mientras se ejecutaban las diligencias, un grupo de internos denunció supuestas torturas, maltrato físico, tocamientos indebidos y humillaciones por parte de la propietaria del local, Giovanna del Rocío Lozada Hernández (55).

PUEDES VER Trujillo: intervienen a pareja con más de S/150 000 soles en billetes falsos

Estas vejaciones las habrían cometido también sus ayudantes Miguel Ángel Oblitas Ríos (19), Steven Joel Castillo Romero (22), Pool Gean Villarreal Plasencia (25) y Gino David Calderón Pucahuaranga (37).

A los internos los tenían encerrados en habitaciones que tenían rejas de fierro y no contaban con ambientes adecuados para su estadía o permanencia. Eran 54 internados por problemas de consumo de drogas y otros. El local no tenía licencia de funcionamiento.