La importancia de reconocer las señales del autismo

La República
14 M03 2019 | 21:00h

Ver la realidad. Rossana Romero y su esposo cuentan su experiencia con su hijo Leonardo, y destacan la importancia del diagnóstico precoz en los niños con TEA. No se rinden y le dedican tiempo de calidad.

Un día, el pequeño Leonardo, quien pronto cumplirá 3 años, dejó de responder cuando lo llamaban por su nombre. Sus ojos continuaban vivaces, pero no hacía contacto visual con los demás. Parecía vivir en un mundo distinto, caminaba en círculos y movía sus manos de manera repitente.

Un año después, Rossana Romero y Alexis Félix, padres de Leonardo, entienden por qué su pequeño actúa así. Sentados en el sillón de su casa, ven a su niño disfrutar del silencio y jugar a su manera.

PUEDES VER Autismo: lo difícil que es acceder a las terapias 

Y es que Leonardo es parte de los más de 15 mil peruanos que viven con el Trastorno del Espectro Autista (TEA), según cifras del Ministerio de Salud (Minsa).

“Cuando mi bebé tenía 2 años dejó de balbucear las frases que decía, empezó a perderse. Y comenzó a fijarse solo en los objetos circulares, como el spiner o, en vez de jugar con los carritos, lo único que le llamaba la atención eran sus ruedas”, recuerda Rossana, quien asegura que lo más importante para ayudar y comprender a un niño con autismo es no permanecer indiferentes ante las señales.

Para Ashley Izaguirre, especialista en trastornos del neurodesarrollo y psicóloga del Instituto para el Desarrollo Infantil ARIE, entre los 18 y 24 meses de vida, los niños con desarrollo neurotípico alcanzan ciertos hitos, a diferencia de los niños con autismo.

“Para poder diagnosticar y definir cuáles son estos signos es importante recordar que los trastornos del espectro autista se caracterizan por dificultades en dos dimensiones: déficit en la comunicación o interacción social y la presencia de patrones restringidos, estereotipados”, explica la especialista de ARIE.

PUEDES VER Sutep: Hay casi 5 mil niños con autismo en los colegios públicos 

Las señales

El año pasado, Leonardo acudió al colegio. Allí la profesora también detectó que el niño presentaba rasgos diferentes.

Ashley Izaguirre explica que una primera señal, en el campo del déficit de la comunicación o interacción social, es el nulo contacto visual con las personas y el gran interés por los objetos. Otro signo es que no responde a su nombre y que es capaz de disfrutar de juegos e intereses que muchos no comprenderían.

“Los niños de esa edad tienden a imitar a los adultos, pero en el caso de los menores con TEA no es así. Tampoco señalan, sino que llevan a la persona hasta el objeto que desean obtener”, explica.

Orden y rutina

En la dimensión del comportamiento, los niños con autismo optan por alinear sus juguetes. Además, tienden a ser inflexibles a los cambios y a tener crisis, que muchos podrían calificar como un berrinche. “Ellos son muy intensos y muy frecuentes. Responden al apego de rutinas. También se encuentra la presencia de movimientos recurrentes", detalla Izaguirre.

Para Rossana Romero, "lo fundamental es que si los padres ven que su niño tiene una condición diferente, no se cieguen. Las terapias van a ayudar que su hijo avance, no hay que esperar que su hijo tenga 5 o 6 años, ese tiempo ya es casi imposible recuperarlo”. 

“Le doy gracias a Dios porque mi niño está sano"

- Tras entender que el autismo no es una enfermedad, Rossana y Alexis decidieron llevar a Leonardo al Hospital de Rehabilitación del Callao para empezar con las terapias. Sin embargo, las largas colas que se debían formar para obtener una cita fueron un gran problema.

- En el Hospital Negreiros llegaban a la 1:00 a.m. y ya había personas haciendo cola o durmiendo allí.

- Pese a todo lo que han vivido, Rossana le da gracias a Dios porque su niño es sano. “Uno va con su cruz, pero vas al hospital y ves que hay gente que tiene una cruz más grande que la tuya".

- Entre las actividades a realizarse como parte del Día Mundial del Autismo, la ONG Alcanzando organizará la conferencia internacional "Autismo hoy", que se realizará el 13 de abril en el Centro de Convenciones Carrión, en Miraflores, y contará con la presencia de destacados investigadores sobre el espectro autista y educación.

Video recomendado