Una peruana que empodera a mujeres rurales

Oscar Miranda
h
Personajes

El miércoles 13, en Nueva York, apurimeña Rut Pelaiza explicará cómo los créditos productivos las ayudan a adquirir independencia financiera y alcanzar igualdad de género.

Durante los últimos cinco años, Rut Pelaiza ha recorrido decenas de comunidades de su natal Apurímac llevando a las mujeres rurales un mensaje de empoderamiento: la independencia financiera es el camino.

Como gestora de campo y, luego, asesora de crédito de una importante empresa financiera nacional, ha promovido entre ellas la importancia de tener ahorros o un capital de dinero que les permita administrar un negocio propio y no depender de los ingresos de sus esposos.

"Muchas mujeres tenían miedo de manejar su propio dinero. Yo les digo '¿y qué pasa si tu esposo se va? ¿De dónde te vas a agarrar?'", cuenta.

Pelaiza llega a un barrio o comunidad, reúne a las mujeres y les habla de los beneficios de invertir en su propia vida: en sus granjas, en sus bodegas, en sus pequeños negocios de comida y bebidas. Les explica la importancia de la independencia financiera y cómo les puede servir si un día deciden separarse de sus parejas.

Les cuenta su propia historia: hace 12 años ella accedió a créditos que le permitieron ahorrar y estar preparada, financieramente, para el día en que se separó de su esposo, un hombre que se fue de casa con su nueva pareja y que la dejó con sus tres menores hijas.

Por esta labor, Pelaiza ha sido escogida para participar, el miércoles 13, en el foro "Mujeres protagonistas del cambio: cómo la inclusión financiera y la transformación digital pueden acelerar la igualdad de género y el desarrollo sostenible".

El evento se desarrollará en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, en el marco de la Comission on the Status of Women (CSW63). Ha sido organizado por la Misión Permanente del Perú ante Naciones Unidas, ONU Mujeres y la Fundación Microfinanzas BBVA.

Luis Germán Linares, gerente de Financiera Confianza, entidad en la que trabaja Pelaiza, dice que cuando se incluye a una mujer en el sistema financiero o se le da acceso a un crédito productivo, se le da la oportunidad de generar por sí misma una independencia económica.

"Y, de ese modo, se reduce la dependencia económica que muchas veces la pareja quiere mantener. La inclusión financiera también es una herramienta contra la violencia de género", señala.