Senace no aceptó el EIA del proyecto Hidrovía Amazónica para su evaluación

Claudia Ortiz
h

El recurso de reconsideración de la empresa Cohidro, que buscaba que se admita el Estudia de Impacto Aambiental detallado del proyecto Hidrovía Amazónica, fue declarado infundado por Senace

Este lunes 4 de marzo el Senace declaró infundado el recurso de reconsideración de la empresa Cohidro, que buscaba que se admita -sin ninguna modificación- el EIA detallado del proyecto Hidrovía Amazónica, presentado en diciembre de 2018 y así continuar con la etapa de evaluación del mismo.

Cabe recordar que previamente el EIA fue declarado improcedente por dicha institución, ya que se había incumplido con finalizar el proceso de participación ciudadana, al no realizarse el taller participativo en la ciudad de Nauta (Loreto), el cual fue suspendido por no contar con un traductor adecuado y por la mala calidad de la información dada en los talleres anteriores.

PUEDES VER Pueblos indígenas en peligro por contaminación de mercurio y actividades extractivas

De acuerdo a Asociación Civil Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR), la empresa Cohidro sustentó su pedido de reconsideración, entre otros argumentos, en su envío del informe correspondiente al nuevo taller realizado en Nauta el 12 de enero del presente, como información nueva; sin embargo, el Senace no lo consideró como prueba, ya que ello se realizó de manera posterior a que el EIA se declare improcedente.

Asimismo, el informe menciona, a solicitud de la Organización Regional de pueblos indígenas del Oriente (ORPIO), su admisión como tercero interesado en el proceso de evaluación y aprobación del EIA. Con ello, esta organización indígena del ámbito del proyecto Hidrovía Amazónica tiene derecho a asistir a audiencias, refutar argumentos y tener una posición legal dentro del procedimiento, si lo considera.

Esta decisión se dio debido a la profunda preocupación que existe sobre los derechos a la salud, a un ambiente sano y a la seguridad alimentaria de las comunidades indígenas que la organización representa, y que serán afectadas por este proyecto, ya que sin la adecuada identificación de impactos y sus medidas de mitigación, el proyecto podría generar un daño grave a la vida o a la salud de las personas, así como daños a la flora, fauna y biodiversidad.

Próximos pasos

De acuerdo con la normativa vigente, el Consorcio podría iniciar en estos días un nuevo proceso, presentando un nuevo EIA ante Senace o podría presentar una apelación en un plazo de 15 días hábiles, que se cumplen el 25 de marzo próximo; no obstante, si existiera una apelación, se debe tener en cuenta que los argumentos del Senace han sido contundentes frente a lo argumentado por la empresa.

El incumplimiento de Cohidro al no respetar y completar el proceso de participación ciudadana es un precedente que se suma a las observaciones de fondo del EIA del proyecto que fue presentado en diciembre por la empresa y sobre el cual se solicitó la reconsideración.

Cabe señalar que de una primera revisión a dicho EIA se puede ver una serie de errores, vacíos y argumentos sin sustentos, entre ellos el poco conocimiento de la cultura de los pueblos de la amazonía y distorsión de la cosmovisión y sus expresiones en las comunidades, así como la ausencia de estudios de morfodinámica adecuados para los ríos amazónicos, y poco sustento para probar que el proyecto no afectará la seguridad alimentaria y el acceso al agua de los pueblos indígenas.

En ese sentido, DAR considera importante la respuesta que ha dado el Senace a este proceso señalando que no se admite este EIA. Cabe señalar que este proyecto y el proceso que ha venido desarrollándose ha demostrado que es necesario que el Senace siga exigiendo la rigurosidad en todo el proceso, así como en la identificación de impactos y medidas que no vulneren los derechos de los pueblos indígenas, afirmó.