Máxima Acuña: Fiscalía abrió investigación por envenenamiento de mil truchas de su criadero

Sandra Reyes
h

La ONG Grufides informó que la familia de Máxima Acuña sospecha que se trataría de otro acto de hostigamiento en su contra.

La familia de Máxima Acuña denunció que al menos mil truchas de su criadero fueron envenenadas. Los familiares de la campesina ambientalista sospechan que se trataría de otro acto de hostigamiento en su contra.

Tras la denuncia pública, la Fiscal de Turno Penal de Cajamarca, Rossi Carrasco, abrió una investigación por el presunto envenenamiento de cerca de mil truchas, denunciado el fin de semana por la familia de Máxima Chaupe, propietaria del criadero del distrito de Sorochucho, provincia de Celendín.

PUEDES VER: Familia de Máxima Acuña denuncia envenenamiento de mil truchas de su criadero [FOTOS]

La ONG dedicada a la reserva del medio ambiente y defensa de los derechos de la comunidades campesinas, Grufides, emitió un comunicado en donde señalan que la familia de la campesina ambientalista sospecha que lo sucedido significaría un nuevo acto de hostigamiento en su contra. 

“Solo han muerto las truchas que se hallaban en la segunda poza, pero no corrió la misma suerte la otra poza, pese a que ambas se alimentan de la misma fuente de agua”, sostiene Grufides en su comunicado.

Según la versión de la familia, la única persona que se encontraba en la vivienda era la esposa de Daniel Chaupe Acuña, Maribel Gil. La señora se ausentó por unas horas para hacer pastar a sus animales y al regresar encontró a sus truchas muertas botando un líquido por la boca.

PUEDES VER: Máxima Acuña enfrenta nuevamente a Newmont frente a la Corte de EE.UU.

“Denuncio públicamente por contaminación ambiental de agua (…) Hoy amaneció mis truchas muertas más de mil truchas. Que caiga todo el peso de la ley contra quienes sean responsables”, dice Daniel Chaupe Acuña, hijo de Máxima, quien ya denunció los hechos ante la Comisaría de Sorochuco, en Cajamarca.

Como se recuerda, anteriormente la familia Chaupe Acuña ha sido víctima de hostigamiento. Por ejemplo, en abril de 2016, Máxima Acuña responsabilizó a la minera Yanacocha de los disparos contra su vivienda.

Y es que como es de conocimiento público, Acuña le ganó un juicio a Yanacocha para defender su terreno, el cual quería ser usurpado por la minera.

En setiembre de ese mismo año la familia también denunció que fueron agredidos por trabajadores mineros cuando les increparon haber ingresado a su terreno sin autorización. Así mismo, en diferentes oportunidades se han quejado que desde la sede de la minera los vigilan 24 horas a través de cámaras instaladas a pocos metros de su vivienda.

Máxima Acuña ganó el premio internacional Goldman por su activismo a favor del medio ambiente en el conflicto con la empresa minera Yanacocha.