De vuelta los carros a la plaza Mayor de Cusco

La República
2 03 2019 | 20:27h

DECISIÓN SIN FUNDAMENTO. El alcalde de Cusco, Víctor Boluarte sostuvo que la peatonalización en este recinto se hizo sin sustento técnico. No obstante, hay al menos dos documentos técnicos, aprobados por la propia municipalidad, que avalan y exigen la restricción vehicular en el Centro Histórico para preservarlo.

El alcalde de Cusco, Víctor Boluarte Medina, reabrió casi toda la plaza Mayor para la circulación de vehículos. Con apoyo de la mayoría de regidores, modificó la Ordenanza N.º 02-2017, que declaró de uso preferentemente peatonal el corazón del Centro Histórico de la Ciudad Imperial. Ahora la plaza es de uso vehicular, aunque la norma siga teniendo el membrete de preferentemente peatonal. 

Boluarte defendió esa decisión alegando que no había ningún documento técnico que obligara a restringir la circulación vehicular por la plaza principal de la ciudad. Intentó hacer consentir —igual que el regidor Miguel Ángel Cabrera— que era un capricho de la anterior gestión.

PUEDES VERCusco: Escolares deben reservar boletos para Machupicchu

No es cierto. La peatonalización del Centro Histórico es una reforma discutida desde 1971. La implementación reciente se sustenta al menos en dos documentos técnicos aprobados por la Municipalidad Provincial de Cusco y la Dirección Desconcentrada de Cultura. Hay, además, más de una decena de recomendaciones y acuerdos de Icomos. Estos señalan que,  para cuidar los centros históricos, se debe restringir el ingreso de vehículos

Sustento técnico

El Plan Maestro del Centro Histórico apunta a la restricción de vehículos en el centro urbano, al plantear vías preferentemente peatonales. La idea es que los espacios públicos sean para los ciudadanos y no los carros.

El plan tiene respaldo de la Ley N.° 30696, que declaró de interés nacional la recuperación y puesta en valor del Centro Histórico de Cusco, norma aprobada por el Congreso en 2017.

Además, la versión primigenia del plan maestro aprobado en 2005 tenía similares conceptos. Proponía el programa Cusco Peatonal, con una extensa red peatonal que toma como base la vías existentes desde la época inca. Quienes elaboraron y aprobaron ese documento estaban convencidos de que “con la peatonalización, el centro recuperará sus características originales y las calles volverán a tener sentido”.

Desde 2005, ninguna autoridad cumplió el plan maestro. El temor a la impopularidad fue su freno. El mismo temor que afecta al alcalde Boluarte.

Otro documento técnico es el Plan de Desarrollo Provincial Concertado Cusco al 2021. En este se señala: “Brindar servicios de transporte público con calidad, siendo uno de los proyectos a implementar la peatonalización”.

PUEDES VER: Cusco: Pasajeros arriesgan su vida para cruzar carretera arrasada por río Araza [VIDEO]

Posiciones en contra

El exdirector de Cultura, David Ugarte Vegacenteno, sostuvo que reabrir la plaza es un retroceso en la preservación del patrimonio cultural: “Defiendo la peatonalización de la plaza. Puede haber discusiones, pero no hay que desandar lo andado”.

Ugarte admitió que hubo errores en la implementación por parte del exalcalde Carlos Moscoso: “No consultó, pero abrir nuevamente es no saber dónde estamos viviendo”.

A su vez el exregidor Aarón Medina consideró que la despeatonalización es imponer el criterio particular sobre la razón técnica y normativa. “No considero que sea por un ánimo electoral o social. Más bien se trata de opacar una realidad: la falta de una agenda en la actual gestión edil”, dijo.

PUEDES VER: Cusco: recuperan séptimo cuerpo de accidente en río Velille

Debate de décadas

Peatonalizar el centro de Cusco es un debate de hace tiempo. En el Plan de desarrollo urbano de la ciudad del Qosqo de 1993, gestión del extinto exalcalde Daniel Estrada, se planteó como prioridad la restricción del acceso de vehículos al sector central del centro histórico. “Alternativamente proponer un sistema de recorrido peatonal”, se señalaba en el documento.

La primera alusión a la restricción vehicular aparece en la Propuesta de reglamentación edilicia para la zona monumental de la ciudad del Cuzco, hecha por una comisión de Copesco en junio de 1971: “Queda prohibido terminantemente el ensanche de las vías contenidas en esta zona monumental (...) algunas de ellas, las de menor sección, deben ser destinadas gradualmente al exclusivo tránsito peatonal”.

En noviembre de 2016, una misión de asesoría de Icomos, brazo técnico de Unesco, opinó a favor de continuar con el desarrollo del Plan de Movilidad y Espacio Público.

Muchos años antes, en 1986, en la asamblea general de Icomos, desarrollada en Washington, acordaron que “la circulación de los vehículos debe ser regulada en el interior de los barrios históricos”. Mientras que, en la Carta Internacional para la Conservación de las Ciudades Históricas (Carta de Toledo) de aquel mismo año, se señala que “la circulación de vehículos debe ser estrictamente reglamentada en el interior de las ciudades o barrios históricos”. 

PUEDES VER: Exdirector pide trabajar con cuidado el Centro Histórico de Cusco

ENFOQUE

"No se puede intentar copiar otras experiencias" 

Víctor G. Boluarte - Alcalde provincial de Cusco

Uno de los objetivos de la presente gestión es el trabajo responsable y con sentido social. La apertura parcial de la plaza Mayor se fundamenta en lo siguiente:

1. La estructura urbana del centro histórico y de la ciudad hacen que la plaza Mayor no esté ubicada físicamente en el medio de la ciudad como en otras urbes, sino a un costado. La plaza es aledaña a los accesos de subida que la conectan con Sacsayhuamán, por lo que tiene una configuración peculiar. Intentar copiar otras experiencias no se ajusta a nuestra realidad.

2. La plaza constituye un paso obligado en la movilidad de nuestros pobladores entre las zonas norte y sur. Para trasladarse de los antiguos barrios tradicionales del Cusco y la zona noroccidental a la parte noreste de la ciudad, inclusive al sur de Cusco, donde se desarrolla con mayor énfasis la expansión urbana, es ineludible pasar por la plaza.

3. Cerrar la plaza obliga a que la movilidad de la ciudad busque otras alternativas, muy limitadas por cierto, que originan grandes problemas de congestión vehicular; por ejemplo, en la Av. Sol, calle Matará, mesón de la Estrella, plaza San Francisco, entre otros; lo cual ocasiona costos adicionales de tiempo, dinero y contaminación ambiental.

4. Para cerrar la plaza de Armas al tránsito vehicular, es necesario tener alternativas de accesibilidad y circulación, creando anillos viales que interconecten los diversos sectores que se encuentran alrededor del centro de la ciudad; lo cual permitiría mejorar la fluidez vehicular sin pasar por la plaza. Por ello, estamos elaborando proyectos que posibiliten contar con estas vías alternas, que ya están identificadas.

5. Permitir el tránsito vehicular restringido en la plaza constituye el cumplimiento de nuestra propuesta presentada en las elecciones, además de haberse socializado con vecinos del Centro Histórico, colegios profesionales y sociedad civil. 

Video Recomendado