Túcume a todo pedal

Roberto Ochoa
2019 M02 13 | 02:00 h

Al nuevo circuito en bicicleta se suma el festival cultural que en estos días se celebra en este bello y típico poblado de la cultura Lambayeque. Deporte, cultura viva, naturaleza e historia.

Túcume está de fiesta y este sábado 16 de febrero tirará la plaza por la ventana con un festival cultural organizado por el Ecomuseo local, incluyendo una demostración de danzantes de la Academia de Marinera Sentimiento Peruano, exposición del taller artesanal Martín Grados y del Club El Chalán.

Ubicado a solo media hora de Chiclayo –tan cerca de la ciudad y tan lejos de su mundanal ruido– Túcume es uno de los mejores destinos del norte peruano, vinculado íntimamente al Circuito Moche. Es célebre por su "valle de las pirámides" que rodean al cerro Purgatorio donde se concentra la crema y nata de los curanderos locales.

Bajo la batuta de la arqueóloga Bernarda Delgado Elías, en sus enormes y enigmáticas pirámides de adobe se siguen descubriendo vestigios de la cultura Lambayeque y sus antepasados moches.

El recorrido clásico es una caminata por las faldas de varias pirámides y el ascenso al mirador del cerro Purgatorio, desde donde se tiene una magnífica vista del complejo arqueológico, considerado el más espectacular del Circuito Moche. Esta ruta está ahora complementada con el circuito "viaje al pasado en bicicleta", que incluye el alquiler de bicicletas de montaña y la guía especializada.

Es así como Túcume se integró a los nuevos circuitos a pedal que funcionan exitosamente en pachacámac (Lima) y Chan Chan (Trujillo).

Las pirámides de Túcume están rodeadas por el Bosque de Pómac, donde los turistas pueden pasar una inolvidable jornada de contacto con la naturaleza en uno de los pisos ecológicos más espectaculares del norte peruano.

Por si fuera poco, El Ecomuseo de Túcume es una joya arquitectónica que cuenta con una exposición permanente, una buena tienda de artesanías y libros, y un circuito vecino de huacas y típicos poblados moches.

Muy cerca se encuentra el hospedaje rural Los Horcones de Túcume, diseñado y construido en el año 2002 por los arquitectos peruanos Rosana Correa y Jorge Burga. La obra mereció el Hexágono de Oro en la X Bienal de Arquitectura del Perú, el máximo galardón otorgado por su lograda adaptación al entorno cultural y la reinterpretación contemporánea de técnicas constructivas ancestrales en adobe, madera y quincha.

Y es precisamente la arquitecta Correa quien dirige una campaña para pintar las viviendas de Túcume, afectadas seriamente por el último El Niño costero que inundó calles y hasta el cementerio local. Se trata de una campaña que debería ser repetida en otras localidades del norte peruano, donde la acumulación de basura, el tráfico caótico y la falta de ornato (incluyendo la corrupción de sus autoridades) restan atractivos turísticos a la zona.

Por todos estos motivos, Túcume no deja de sorprender a los turistas peruanos y extranjeros que llegan atraídos por conocer el "valle de las pirámides" de América.