¡Salud! con un pisco de fuego y mar

La República
02 Feb 2019 | 20:28 h

Para turistas. La ruta se llama "Entre el Mar y el Fuego". Va desde las playas de Camaná hasta el valle de los Volcanes. En ese recorrido se encuentra el valle de Majes, una poderosa despensa de piscos y vino. Aquí nos sumergimos en las tinajas. 

Un buen pisco debe reunir algunas condiciones. Primero, ser cristalino, casi brillante. Lo segundo está en la fragancia: el olor dependerá del tipo de uva. El alcohol no debe dominar a los aromas frutados o la vid. El último paso está en la degustación. No debe raspar la garganta. Si esos requisitos se incumplen, el producto está adulterado. Estos son los tips básicos que los productores del valle de Majes dan a los neófitos en la materia antes de sumergirse en sus bodegas. 

Estamos en la ruta "Entre el Mar y el Fuego". Es un nuevo corredor para los turistas que partirán desde las playas de la provincia de Camaná y escalarán hasta el valle de los volcanes en la provincia de Castilla. Como el recorrido es larguísimo, se ha dividido en varios minicorredores. Uno de ellos es la Ruta del Pisco, un trayecto que agrupa a más de 14 bodegas del valle de Majes. Los productores no quieren que este rumbo sea exclusivo del turismo enológico, por eso han desarrollado una variada oferta. Hay resorts cercanos al río donde se fabrica la bebida, campamentos cerca del complejo de arte rupestre de Toro Muerto. 

PUEDES VER: Festival del Pisco Sour en Arequipa espera más de 4 mil asistentes

De majes al mundo

El valle de Majes, ubicado a 3 horas del aeropuerto de Arequipa, es una combinación de colores: aguas cristalinas de río, paisaje verde y amarillento. El lugar está dedicado en un 80% a la producción agrícola, donde destacan los viñedos. Los productores, al igual que sus piscos y vinos, son temperamentales.

Es el caso de Edwin Gonzales de la bodega El Marqués de Torán. Su despensa está al pie de un precipicio en la pequeña plaza del distrito de Uraca-Corire. El ingeniero agrónomo dueño de este fundo asegura que el destilado de uva conocido como pisco pudo empezar a producirse en Arequipa. Cuenta que existe un contrato donde un vecino de Torán se compromete a plantar uva en su propiedad en el año de 1589. Era  la época de la Colonia. 

En el documento también se habla de la venta de esclavos. Y se precisa que cuando los siervos mueran serán enterrados en el fundo. Gonzales ha preservado este cementerio. También las tinajas, cuya antigüedad se remonta a más de 200 años, en los que se hacía el vino y pisco. Aún son empleadas para reposar el mosto (jugo de uva exprimido).

Se estima que en el valle hay más de 100 productores de vino y aguardiente de uva. Pero solo 17 han logrado envasar su producto como pisco, denominación de origen al licor con ciertos requisitos. Uno de ellos, ser elaborado con una de las ocho cepas de uvas pisqueras reconocidas.

Una de las bodegas más bellas del valle es la de Jorge Estremadoiro. Posee la tinaja más antigua, fechada en 1619. Las paredes de la bodega son de barro y el techo de carrizo. Las tinajas están enterradas en el piso. Este era un mecanismo de refrigeración en valles calurosos. Cuando el mosto en reposo empezaba a calentarse, se mojaba el piso de tierra. Así se le bajaba la temperatura al jugo de uva. Solo así podía preservarse los olores y sabores de la uva. El año pasado, durante la fiesta de la vendimia, se iluminó la bodega y se utilizaron los canales de barro ubicados en las paredes para llevar el jugo de la uva pisada a las tinajas.

PUEDES VERPeruanos y chilenos celebran a lo grande el Día del Pisco Sour en Tacna [VIDEO]

Negocios 

Julio Zúñiga es un aficionado a la tauromaquia. Levantó un coso (cancha de toreo) y un museo que muestra recortes antiguos de periódicos, trajes de toreros, estolas y restos rupestres. Su bodega se ubica a pocos metros del río Majes, uno de los más largos del país. Nace en la provincia de Caylloma con el nombre de Colca y termina en Camaná. Su caudal promedio es de 120 metros cúbicos por segundo, por lo que es ideal para realizar canotaje. Julio Zúñiga es uno de los primeros que introdujo este deporte en el valle, ofreciendo el guiado a quienes se aventuren.

Una opción más calmada es la del resort "La tinaja de oro". Este hospedaje, gerenciado por Víctor Alabe, tiene piscina, viñedos y un bar a pocos metros del río. La apuesta por atraer turistas que disfruten del valle varios días, también es acogida por Gianni Chirinos, quien dejó de trabajar en una bodega para hacer la suya. Se ubica a 5 minutos de Toro Muerto. La zona es un lugar para acampar y disfrutar del cielo estrellado de Majes.

La enocultura del valle de Majes se desarrolla en medio de un escenario milenario. En el año 800 d. C., los pobladores de este valle realizaron figuras en piedras de un gran complejo denominado Toro Muerto. La Ruta del Pisco busca unir todos estos atractivos y hacer que la ruta del mar y el fuego se convierta en uno de los principales destinos turísticos de la región.

El proyecto empezó algunos años atrás con la firma del convenio entre la minera Zafranal y municipalidades de la zona. Se encuentra en plena implementación. 

Video Recomendado