Lazy loaded image

Ilma Romero, la trabajadora que evitó un feminicidio

Redaccionlr
28 Ene 2019 | 21:00 h

Amazonas. Gestora del programa Juntos denunció a un sujeto que amenazaba a su esposa con una escopeta. Hoy el agresor se encuentra libre. Ilma Romero dice haber recibido amenazas.

Cuando tocó la puerta de la casa, recuerda Ilma Romero Sánchez, desde el interior se escuchaba música a “todo volumen”. Aun así, en medio de ese bullicio, alcanzó a oír el llanto de una mujer. Se puso en alerta.

El hombre que salió a recibirla era Alkamar Díaz Silva, quien estaba ebrio. “Se le notaba”, describe Ilma, que de inmediato se identificó como gestora del programa social Juntos. El sujeto respondió con agresividad.

“No abrió toda la puerta, solo un poco, a las justas para que pase una persona”, continúa Ilma. En ese momento le llamó la atención que Díaz mantenía un brazo detrás de la espalda, como ocultando algún objeto. Era una escopeta.

PUEDES VER Carlos Castillo: "Podemos vencer el feminicidio y el machismo"

Ilma reaccionó con nerviosismo, pero no huyó. Encaró al sujeto y le pidió que llame a su esposa, pero solo obtuvo negativas. Insistió todo lo que pudo y no se rindió. Sabía que si abandonaba a esa mujer era muy probable que se convierta en una víctima más de feminicidio.

Debido a que no había una comisaría cerca, corrió hasta un puesto de auxilio rápido para dar parte a la Policía. “Les conté todo y no quisieron ir. Me dijeron que tenía que venir la señora para hacer la denuncia. Les dije que cómo va a salir de su casa si el hombre está con la escopeta”, cuenta Ilma.

Gracias a su determinación, los policías decidieron actuar y se trasladaron hasta la vivienda de Díaz Silva, ubicada en el centro poblado José Olaya, en Amazonas. Cuando llegaron, comprobaron que la vida de la esposa estaba en peligro y lo detuvieron.

La acción de Ilma, gestora desde hace seis años, permitió salvar a una mujer que era víctima de violencia. “Llorando me decía: ‘Mi marido me quiere matar, toda la noche me ha pegado, me ha arrastrado de los pelos’”, recuerda conmovida la trabajadora.

Ya frente a los policías, la esposa reveló que no era la primera vez que Díaz la amenazaba. Hace un año, contó ella misma, la agredió con un machete y le hizo un corte en la cabeza, pero decidió no denunciarlo por temor.

Aunque esta vez sí presentó la acusación, su vida sigue en peligro. Según informó el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), Díaz Silva fue liberado “porque las autoridades locales argumentan que no hay pruebas para denunciarlo”.

PUEDES VER Sujeto acusado de agresión e intento de feminicidio es puesto en libertad [VIDEO]

La vida de Ilma también está en riesgo. En conversación con La República, contó que ha recibido amenazas de la familia del agresor y que no cuenta con medidas de protección. El Midis, no obstante, reconoció ayer su labor en una ceremonia en la que participó la titular del sector, Liliana La Rosa.

Importante trabajo

Como gestora local, Ilma se encarga de visitar cerca de 800 viviendas de los beneficiarios del programa social. En su día a día se ha encontrado con muchas situaciones difíciles, por lo que pide que se diseñen cursos de capacitación para que sus compañeros también sepan cómo actuar.

"Es importantísimo que recibamos esa capacitación. Nosotros somos los que intervenimos en campo, nosotros nos exponemos al peligro. Estoy segura de que muchos de mis compañeros también ven estos problemas", asegura.

Debido al contacto directo con poblaciones vulnerables, el rol del Midis en la prevención de la violencia resulta clave. Por ejemplo, a través de Pensión 65, el año pasado se derivaron 16 casos a los Centro de Emergencia Mujer (CEM).

Dicha programa ya cuenta con un protocolo de detección, derivación y seguimiento de usuarias que sean víctimas de violencia, experiencia que se podría extender a las demás dependencias. 

El rol de los programas sociales en la prevención de la violencia

- El año pasado, Pensión 65 identificó 62 casos de violencia contra adultos mayores afiliados al programa. De ese total, 40 de las víctimas son mujeres.

- Respecto a los tipos de violencia, un total de 26 de las 62 situaciones correspondieron a negligencia y abandono, 14 a violencia psicológica, 12 a violencia física, ocho a violencia económica y/o patrimonial y dos a violencia familiar y/o sexual.

- Durante las visitas domiciliarias también detectaron agresiones contra personas que no eran adultos mayores, los cuales fueron trasladados a las instancias correspondientes. De ahí la importancia de articular el trabajo con los sectores.

Video Recomendado

Lazy loaded component