Una enfermedad psicosocial: La Homofobia

Redaccionlr
29 12 2018 | 16:00h

La Homofobia. La ONG Promsex asumirá la defensa legal de Antonio Gálvez, joven gay víctima de burlas homofóbicas por parte de la orquesta Zaperoko.

La homofobia trae consigo estigma y limitaciones en acceso a la salud, trabajo, derechos de familia e identidad, lo que debilita progresivamente la salud psicológica. La homofobia está a flor de piel en las calles. Por eso el Perú figura en el Top 100 de los países más homofóbicos a nivel mundial y uno de los principales en Sudamérica.

Según la Primera Encuesta Virtual para Personas LGBTI (2017), más del 50 % de personas que reportó algún problema de salud, refirió que este estaba relacionado con su salud mental. "La población LGBTI tiene altos índices de depresión, ansiedad, ideación suicida y estrés debido a la exclusión, al machismo y a la violencia de una sociedad que le cierra las puertas a una educación con enfoque de género", afirma Alexandra Hernández, psicóloga y parte del equipo de Más Igualdad Perú.

Los niños, adolescentes y adultos varones que no cumplen con los roles de género impuestos a la masculinidad son ridiculizados y se vuelven foco de violencia extrema, incluso en el colegio. Por otro lado, las mujeres LGBTI que, además, son indígenas, afrodescendientes o viven en situación de pobreza o tienen alguna discapacidad sufren discriminación desde distintos frentes, lo que afecta aún más su salud mental. 

PUEDES VER Boxeador homofóbico causa polémica al darle la razón a Hitler sobre los gays [VIDEO]

Los servicios de atención psicológica y psiquiátrica también se convierten en espacios de violencia cuando los profesionales inciden en prácticas de conversión, que buscan cambiar, como si se tratase de enfermedad, la identidad sexual de las personas. La mayoría de profesionales carecen del enfoque adecuado, lo que incrementa el estigma y la patologización de la homosexualidad, bisexualidad e identidades trans.

CASO: DENUNCIAN HOMOFOBIA EN EL AEROPUERTO

La homofobia no solo se expresa en insultos o agresiones físicas, sino, como en el caso de Antonio Gálvez, en hostigamiento, burlas y violencia psicológica.

El pasado 30 de noviembre, miles de usuarios a través de las redes sociales mostraron su indignación luego de leer una publicación de Antonio Gálvez, donde hacía saber que un integrante de la orquesta Zaperoko se burló de él por su orientación sexual, haciendo poses y comentarios no adecuados, hechos que fueron respaldados por sus compañeros al solo reaccionar con risas, esto ocurrió mientras ambos esperaban un vuelo en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez del Callao.

PUEDES VER Animador de Zaperoko regresó a la orquesta luego de ser acusado de homofóbico [FOTOS]

RESPALDAN A JOVEN QUE DENUNCIÓ ACOSO Y HOMOFOBIA

Diversos organismos e instituciones rechazaron este caso y le han brindado el respaldo al agraviado, consideran que el hecho es discriminatorio y homofóbico y que debería ser penado, pues los insultos de este tipo afectan los derechos de vivir y transitar tranquilamente.

El colegio, la familia, los servicios de salud y justicia siguen siendo espacios en donde se replican formas de violencia discriminatoria. Por ello, casos como el de Antonio sirven para visibilizar una situación alarmante y cotidiana que requiere de reformas educativas que velen por la promoción de la salud mental de todos los peruanos, sin discriminar por raza, identidad de género u orientación sexual.

Video Recomendado