Si el Perú quiere desarrollo, debe invertir en su juventud

La República
11 M12 2018 | 16:00h

Recomienda naciones unidas. La población del país está conformada por más de 11 millones de jóvenes entre los 10 y 29 años. Cifras indican que en zonas rurales tienen menos acceso a la educación y salud y 13 de cada 100 adolescentes mujeres ya son madres.

La reserva de un país es su población joven, sin embargo, ¿qué destino le espera a esa población si en el presente no se le otorgan las herramientas de desarrollo necesarias para asegurar su éxito?

En el Perú, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inei), uno de cada tres peruanos (36%) son adolescentes y jóvenes entre los 10 y 29 años.

PUEDES VER PUCP: testimonios de estudiantes en redes sociales revelan malos tratos y humillación por pagos de pensión

Se trata de 11.3 millones de personas que podrán impulsar el progreso social y económico del Perú en los próximos veinte años, si cuentan con servicios de calidad.

Dificultades

De acuerdo con los resultados del estudio "Desafíos y prioridades: política de adolescentes y jóvenes en el Perú”, elaborado por las agencias del Sistema de Naciones Unidas en el país lideradas por Unicef y Unfpa, tres de cada diez adolescentes no culminan la secundaria en la edad habitual (16 años); además, una de cada cuatro mujeres entre los 15 y los 29 años ha sufrido violencia física.

También, 17 de cada 100 adolescentes y jóvenes entre los 15 y los 29 años de edad no estudian ni trabajan; y 13 de cada 100 adolescentes entre los 15 y los 19 años han estado o están embarazadas.

"Pero las cifras se tornan más negativas cuando analizamos el panorama en las zonas rurales del país o en las más vulnerables. Por ejemplo, en Loreto, solo dos de cada diez adolescentes terminan la secundaria a tiempo. Esto es muy grave porque trae consecuencias posteriores en términos de acceso al trabajo y a un óptimo sueldo", señala Olga Isaza, representante de Unicef para el Perú.

PUEDES VER Centros de salud de Lambayeque están desabastecidos de medicamentos

Agrega que el panorama actual para las adolescentes y jóvenes mujeres es más complejo, puesto que las opciones de no acceder a la escuela o al sistema laboral se triplican.

"En la selva, el 36% de las adolescentes están embarazadas o son madres, y hay ciertas comunidades indígenas donde esta cifra llega al 40%", sostiene la vocera.

Otro dato que debe generar una alerta en las autoridades peruanas es que, según este estudio, el suicidio se ubica como cuarta causa de muerte en los adolescentes peruanos, necesitando así mejores servicios de salud mental.

PUEDES VER Cajamarca: intervienen a mujer acusada de comprar con billete falso

Bono demográfico

Con más de once millones de personas jóvenes, el Perú experimenta por primera vez en su historia el "bono demográfico", periodo en que la población en edad de trabajar de un país es mayor que su población dependiente (niños y adultos mayores).

"Es una oportunidad que el Perú no puede dejar pasar. Este estudio sugiere al Estado peruano invertir ahora en salud, educación y demás servicios, sobre todo en zonas rurales, para tener menos desempleo en el futuro y una población más saludable que, por ende, será económicamente más activa y productiva", indica Olga Isaza.

"Hay que invertir"

“Tradicionalmente se ha pensado que inversión significa infraestructura, y no el bienestar general de los más jóvenes, cuando invertir en ellos es hacer muy buena gestión de desarrollo. Una buena inversión”, señala, por su parte, César Villanueva, presidente del Consejo de Ministros, quien en representación del Estado recibió los resultados de este estudio.

Villanueva indicó, además, que es necesario desafiar el temor y los prejuicios, más aún cuando el país se alista a cumplir, en el 2021, 200 años de vida republicana.

claves

Este estudio centró su análisis en cinco áreas prioritarias para su desarrollo: protección, educación, empleo, salud mental y salud sexual y reproductiva.

Unicef espera que el documento sirva como herramienta viva para el diálogo entre y para los adolescentes y jóvenes, donde el Gobierno, empresa privada, sociedad civil y cooperación internacional estén involucrados

 

a.