Motín en Challapalca tenía como finalidad asesinar a Rodolfo Orellana y Gerald Oropeza

Alexis Choque

@larepublica_pe

15 Nov 2018 | 4:31 h
La Republica

Abogado de Rodolfo Orellana sostuvo que desde hace cinco meses, autoridades INPE, Policía y Ministerio Público tenían conocimiento de la posible toma del penal de Challapalca.

Según Alex Choquecahua, abogado defensor de Rodolfo Orellana, la reyerta tenía como objetivo acabar con la vida de su defendido y de Gerald Oropeza, los internos más mediáticos del penal de Challapalca.

PUEDES VER: Reos toman penal de Challapalca y mantienen a 4 agentes INPE como rehenes [VIDEO]

De acuerdo a Choquehuanca este motín fue simulado para llamar la atención nacional e internacional de toda la prensa con la finalidad de desacreditar al Instituto Nacional Penitenciario (INPE). En un entrevista concedida a La República, el letrado detalló que en abril pasado recibió notas informativas de parte del Jefe de Seguridad del Penal de Challapalca, Oscar Villafuerte Ticona, donde le advertía que un grupo de reos planificaba el homicidio de Orellana y Oropeza lo que conduciría a un motín.

De acuerdo a Choquehuanca, por esta razón hizo la denuncia respectiva ante la Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Tarata, solicitando el inmediato cambio de prisión de Oropeza y Orellana.

Los oficios sobre el supuesto plan fueron presentados ante la Fiscalía para su investigación, y posteriormente derivada a la Comisaría de Tarata. Un interno del penal de Challapalca -sostuvo Choquecahua- dio su testimonio para validar la denuncia. Luego, con todos los documentos adjuntos, el abogado de Orellana presentó un informe final al INPE. Sin embargo, las autoridades penitenciarias no tomaron las precauciones necesarias y el motín se llevó a cabo.

CAMBIO DE PENAL

Alex Choquecahua emplazó públicamente al presidente del INPE, para que disponga el inmediato traslado de Orellana y Oropeza a otro penal, de no ser así -dijo- lo denunciará por el delito de exposición a peligro de persona dependiente. Rodolfo Orellana afronta un proceso por ser el presunto cabecilla de una de las más grandes mafias de tráfico de terrenos y lavado de activos.