La Misa Criolla que Chabuca Granda le regaló a su hija Teresa y al Perú

La República
30 Oct 2018 | 21:00 h

Hace cinco décadas. La gran compositora rompió esquemas en 1969 al llevar la música criolla a una iglesia para acompañar y festejar la boda de su hija Teresa, quien evoca con emoción ese momento. Un bello recuerdo en el Día de la Canción Criolla.

El matrimonio de Teresa Fuller Granda, la hija de la gran Chabuca, no fue una ceremonia religiosa más. Un regalo especial que la cantautora le hizo a Teresa ese día convirtió la ceremonia en algo inolvidable, en un evento único en la Lima de 1969.

PUEDES VER: Eva Ayllón: Cantará con integrantes de 'La voz' y 'Los 4 finalistas'

Fue una serie de canciones que Chabuca denominó 'La Misa Criolla de Bodas', un conjunto de piezas preparadas que llevaron al criollismo y la música peruana a espacios nuevos.

El gran regalo

Un año antes, María Isabel Granda Larco, Chabuca Granda para el Perú y el mundo, le prometió a su hija componer una misa criolla para su boda.

"Un día mi madre me pregunta: '¿Qué quieres que te regale para tu matrimonio?'. Bueno, le respondí que quería que me haga una misa. Y no supe nada más hasta que entré en la iglesia. Fue una sorpresa, sentí una gran emoción escuchar este canto maravilloso en la entrada, luego las otras partes de la misa, un hermoso recuerdo de mi madre", señala Teresa Fuller, casi cinco décadas después de aquel día.

El matrimonio se celebró el 16 de enero de 1969 en la iglesia de Santa María de Magdalena, en Pueblo Libre, y tuvo el acompañamiento musical de grandes artistas y arreglistas que enriquecieron la creatividad de la compositora criolla.

Trabajo previo

Tras componer la misa, Chabuca entregó su trabajo a Jorge Madueño (padre de Pelo Madueño), para que haga los arreglos y este decide llevar la obra de la criolla a un "ensamble de cuatro voces", para lo cual convoca a Fernando Bacigalupo, como primera voz.

Luego se une un trío de jóvenes cantantes llamados 'Los Acordes', entre quienes estaba Lucho González (segunda voz y guitarra), Ernesto Pollarolo (tercera voz) y Julio Poggi (cuarta voz). Posteriormente llegaron los encargados de la percusión: Juan Román en el cajón y 'Chatel' Álvarez en la cuchara y quijada de burro. "Para este trabajo se unieron unos genios, Chabuca Granda, Jorge Madueño, Lucho González (fue guitarrista de Libertad Lamarque, José José y otros grandes).

Por eso esta obra se introduce en la riqueza armónica del criollismo; estábamos acostumbrados al tundete y a la guitarra fácil de dos o tres acordes, pero este trabajo tenía influencia del bossa nova y de la trova", dice Ernesto Pollarolo, quien recuerda como si fuera ayer lo vivido junto a Chabuca.

Recuerda también que la inigualable criolla solía decir en las reuniones que si la música peruana no se modernizaba, podía morir, ya que en aquel tiempo no salía del tundete.

PUEDES VER: Festival de música nativa será del viernes 10 al sábado 11 en Calca

¿Por qué es especial la misa que hizo Chabuca? "Al escuchar la obra, la artista te hace un recorrido por todas las manifestaciones artísticas de la costa peruana, pasa por danzas, danzones, valses, festejo, tondero y rescata el landó, que en esa época se venía perdiendo", anota Pollarolo.

En esa época era una novedad componer este tipo de misas. "Poco antes, en Argentina, se hizo la misa criolla de Ariel Ramírez, de tipo folklórico (...). La obra de Chabuca también influyó en la música que se escuchaba durante una misa. Antes la música sacra era lo único que se permitía en las iglesias".

Con la misa criolla, el grupo realizó varias presentaciones. Viajaron a Chile y Colombia, y justamente en este segundo país se grabó un disco LP, en la disquera Triunfo.

"Con mucho esfuerzo se grabó con la tutela de Chabuca Granda, quien quería que cada nota lleve el sentimiento de su obra", señala Pollarolo.

"Antes, en los discos había lado A y lado B, y por razones comerciales la disquera cambió el orden de la misa, colocando el Ofertorio, que era un vals, al inicio del lado B, alterando el orden de la liturgia; Chabuca, al escuchar el disco se opuso, ella, muy religiosa, no aceptó y tomó la matriz de aluminio del disco y lo tiró al piso y con su taco lo destruyó", agrega, por su parte, el documentalista Luis Enrique Cam, quien es autor del documental Cantar la misa con Chabuca.

En este trabajo Cam cuenta la historia de la misa criolla de Chabuca, junto con imágenes de la Lima y Barranco antiguos y otros lugares. El estreno es hoy a las 7 de la noche en el auditorio de Telefónica.

Es una oportunidad para que los jóvenes amantes del criollismo conozcan un poco más la obra de la gran Chabuca Granda.

Video Recomendado

Lazy loaded component