Marcela Roggeri: "Yo crecí viendo ensayar a Charly García"

La República
26 10 2018 | 20:14h

La pianista Marcela Roggeri y el clarinetista Mariano Rey, pondrán la música en el Hay Festival de Arequipa del 8 al 11 de noviembre. Ambos argentinos abordan la música popular desde su formación clásica. En esta nota con Marcela, hablamos desde Beethoven hasta el reguetón.

Colab. Andrea Díaz

A Marcela Roggeri la contactamos en Londres. Interrumpe su ensayo para atender nuestra llamada. En un par de días parte a París, donde dará un concierto. Luego cruzará el charco del Atlántico rumbo a Arequipa. Es la segunda vez que llega al Perú. Hace dos décadas vino en plan de turismo a las ruinas incas de Machupicchu. La pasó fatal por el soroche. “No me hagás poner nerviosa”, responde cuando le avisamos de la altura de la Ciudad Blanca a más dos mil 300 metros sobre el nivel del mar. 

Roggeri vive en Europa. Ahí cimentó su carrera. Partió muy joven de Argentina con su maestro Bruno Leonardo Gelber para dar conciertos. Luego decidió quedarse en París. ¿De dónde nace tu vocación?, le preguntamos.

PUEDES VER: Arequipa: Entradas para el Hay Festival ya están a la venta

Creció en casa rodeada de música. Su madre, oriunda de Salta, provincia del norte argentino, amaba el folclore; mientras que su padre era un bailarín y fanático del tango. Su hermano mayor tocaba con Charly García y en Los Twits, banda de rock de los ochenta. Ese ambiente alentó su vocación por el piano; ritualmente lo tecleaba desde la madrugada antes de ir al colegio. Su hermano se convirtió en una conexión con otros músicos. Uno de ellos, el mítico Charly García,  quien ensayaba en  casa de los Roggeri. “También yo estuve en la casa de Charly. Él es muy dedicado a la música. Todo el día está con su teclado, le gusta mucho la música clásica, tenía un piano fantástico". ¿Lo ves también como un gran pianista a García?, preguntamos. Marcela lo destaca como compositor con mucho background clásico. Sostiene que Random, el último disco del rockero, se inspira en un nocturno de Chopin. Charly trabaja con esa idea del crossover, de levantar barreras, que músicos de distintas disciplinas trabajen juntos. “Charly tiene una gran admiración por los pianistas clásicos. Dedica mucho tiempo a la composición”, sostiene la pianista que tocará en el Hay Festival de Arequipa.

A Marcela le gusta el rock, se relaja con Depeche Mode o Red Hot Chili Peppers. No es lo único popular que le atrae. Hay eclecticismo en su trabajo y gustos, Su último material, Clásico y Populares, reinterpreta el cancionero argentino: Salgán, Guastavino, Ariel Ramírez, autor de Alfonsina y el mar y que trabajó con Mercedes Sosa y Charly García. En ese disco, Marcela hace un dúo con Facundo Ramírez, hijo de Ariel. En su disco conviven lo clásico y lo popular. Este aggiornamento no es de ahora, explica Marcela. “Si ves los conciertos de Beethoven, los terceros movimientos, las obras de Frank Liszt, se inspiraba muchísimo en la música folclórica de sus países. La idea es volver a los orígenes".

La nostalgia de tango 

En esa ruta de explorar la veta popular, la pianista hizo Una historia de tango, reinterpretando a Astor Piazzolla, el argentino nacido en Mar del Plata. Para Marcela, Piazzolla es el ejemplo de la reinvención; este cuando tenía 20 años integraba una orquesta de tango tradicional, luego el artista parte a Francia y estudia con Nadia Boulanger. Él quería ser un pianista y compositor clásico. Boulanger le aconsejaba que vaya a sus raíces y que la base de su creación se sustente en lo que conoce. Así, este argentino moderniza el tango y sus composiciones son muy sofisticadas a nivel armónico, distinto a lo de Carlos Gardel.    

PUEDES VER: Mario Vargas Llosa estará en el Hay Festival de Arequipa

-Pedro Aznar sostenía que el tango era la música que mejor interpretaba el dolor humano.

Coincido, el tango resume el dolor humano, pero también es una cosa muy nostálgica, algo bien típico de los argentinos, muchos de ellos migrantes de Europa que dejan sus países de origen por las dos guerras mundiales. Argentina recibió ese flujo. Entonces es normal que el tango se tiña de la nostalgia de esta gente. Nostalgias es uno de mis tangos preferidos.

 ¿Cómo se acerca la música clásica a los grandes públicos?

Bueno, ese es un tema álgido. Todos hacemos el esfuerzo. El Hay Festival es un ejemplo claro. Pero el mundo de la música clásica se quedó. No explota la imagen y eso cuenta en esta era. No hay presupuesto para videoclip, las grandes compañías de disco invierten muy poco.

-¿Las plataformas digitales son la alternativa para la difusión?

La gente va al que es el más visto. Si vos vas a la radio y te ponen cincuenta veces por día Madonna, podés estar seguro que la gente va a ir mucho más a eso. Hay mucha información pero si no tienes una referencia que alguien te hizo escuchar es muy complicado.

*****  **** ****

Marcela también hace una autocrítica. Los músicos clásicos venden una idea acartonada. No quieren que el público aplauda ni vea el celular. Los jóvenes dicen, “qué plomo es esto”. Aunque en sus conciertos vio a muchos jóvenes.

-Pero también hay mucha crítica de cómo evolucionó la música popular.

Soy una persona por naturaleza muy positiva y optimista. Siempre hay cosas rescatables. Gente en Argentina, muy nostálgica, piensa que el pasado fue mejor. Yo les pregunto, ¿qué pasado? ¿El de las guerras? En la edad media la gente se moría a los treinta. La música es una expresión humana y cada época tiene de lo mejor y lo peor del ser humano. La música refleja eso. 

-¿Ha escuchado el reguetón?

(Risas) Hay muchas variantes y matices. Unos no tocan ni tres pianos ni tres fuertes, hay algunas cosas que a mí me pueden gustar más o menos, es una cuestión personal. Si a la gente le gusta el reguetón, qué bailen, en cuanto a las letras... ¡Mamita! No.

PUEDES VER: Arequipa: En el Hay Festival 2018 se hablará de todo

¿También reflejan un momento de la sociedad del mundo actual?

Sí, claro, el más famoso que escuché fue el de "La gasolina", con las chicas ahí moviéndose. Bueno, me shockeó en su momento y escuchando también la letra y la cosa de la cosa de la mujer objeto y sin ir a detalles que ya conocemos ahora, como el movimiento #MeToo que se ha originado a nivel universal. El absurdo ha generado algo positivo. 

El gusto por los clásicos

Marcela piensa esto de algunos músicos clásicos.

Beethoven: No solo me interesa su música. Tuve gran curiosidad por su vida. Sufrió mucho por su padre maltratador, por su carácter torturado, la soledad y la sordera que empezó a los treinta años. Rescato de él su capacidad de evolucionar espiritualmente y haber tenido la capacidad y la genialidad de reflejar esa evolución espiritual en sus obras. 

Mozart:  Su música es inmaterial, angelical. Más allá de momentos de enojo, hasta trágicos en algunas de sus óperas como Don Giovanni, la música de Mozart tiene una diafanidad que es muy difícil de lograr, sobre todo por ejemplo cuando uno toca el piano, que es un instrumento muy grandote como una especie de monstruo maravilloso y precioso. Tocar una obra de Mozart te sentís como un elefante en un negocio de porcelana. 

Marcela Roggeri y el clarinetista Mariano Rey se presentarán este 8 de noviembre en el Teatro Municipal de Arequipa. El costo de la entrada es de 20 soles. 

Video recomendado