La guerra sucia entre los candidatos de Arequipa se disparó en la última semana de campaña

Mala imagen. Portadas falsas de medios impresos, manipulación de fotografías en las redes sociales con ataques contra los postulantes se convirtieron en moneda corriente.

Mala imagen. Portadas falsas de medios impresos, manipulación de fotografías en las redes sociales con ataques contra los postulantes se convirtieron en moneda corriente.

Arequipa. Desde el viernes, panfletos que adulteraron una portada de La República fueron repartidos por diferentes arterias de la ciudad. El objetivo era atacar al candidato Elmer Cáceres Llica. Esto formó parte de la guerra sucia que se acrecentó en la última semana de campaña electoral.

Los promotores de la adulteración modificaron un diseño de una portada para colocar el titular "Cáceres Llica sería sentenciado por nueva violación". Aunque el candidato carga en su historial político una denuncia por ese delito en la elección pasada, nunca fue sentenciado. Tampoco hubo nuevas imputaciones. 

Cáceres Llica, al instante, acusó como el orquestador a Alfredo Zegarra, pero sin ninguna prueba. Por su parte, el jefe de relaciones públicas de Alfredo Zegarra, Carlos Velásquez, negó que el exalcalde esté detrás de cualquier intento de guerra sucia, incluso señaló que su candidato es el más atacado por otros contendientes. Añadió que evalúan denunciar al postulante de Unidos por el Gran Cambio por difamación.

Apuntan a más

Desde el viernes, el personal de Cáceres Llica se encargó de retirar los panfletos de las calles de Arequipa, esparcidos principalmente en los conos. El candidato a consejero regional, Reymer Montesinos, recordó que ya realizaron la denuncia ante el Ministerio Público, para que se esclarezca el origen. 

Sin embargo, en su operativo de limpieza, los partidarios de Cáceres Llica descubrieron que la guerra sucia ataca a otros candidatos regionales. Hallaron panfletos contra Gustavo Rondón de Fuerza Arequipeña. Estos no simulan la portada de ningún medio periodístico, pero sí descalificaban al exfuncionario regional, hasta lo acusan de ser culpable de las esterilizaciones forzadas

Otro candidato que denunció ataques falsos fue Javier Ísmodes. El lunes, acusó un aumento inusitado del tiraje de un semanario, que lo cuestionaba por la compra de terrenos. Ísmodes se quejó de que el material se repartía de forma gratuita. También mostró panfletos en que lo acusaban de una relación extramarital con su candidata a vicegobernadora. 

Guerra en redes

Las redes sociales son un espacio para el ataque anónimo, no es extraño que también sean parte de la guerra sucia. Esta semana, unas fotos de Cáceres Llica, con una mujer en situaciones cariñosas, fueron editadas para colocar los rostros de sus contendores Javier Ísmodes y Alfredo Zegarra. También abundaron los famosos memes con contenido difamatorio. 

El sociólogo Alipio Montes señala que el anonimato de las redes sociales permite un alto nivel de agresividad.

Mascotas no se salvan

En el camino por desprestigiar al otro candidato, los animales tampoco se salvan. Es el caso del famoso perro callejero Scooby, que con aerosol fue pintado con el logo de la “C”. Al instante, en las redes, acusaron al candidato provincial de Unidos por el Gran Cambio, Álvaro Moscoso, quien denunció esto como guerra sucia en su contra y pagó el tratamiento del can en una veterinaria. 

JEE analiza denuncias ante la Fiscalía

La presidenta del Jurado Electoral Especial (JEE), Paola Venegas, informó que el pleno analizará hacer las denuncias ante el Ministerio Público por los casos de guerra sucia. Señaló que ella fue víctima de esa práctica esta semana, cuando en redes se cuestionó la independencia de sus fallos, por ser esposa del ejecutor coactivo de Alto Selva Alegre.

El sociólogo Alipio Montes señala que la guerra sucia se acrecentó en las dos últimas campañas, por el auge de las redes sociales. Entre los efectos de la guerra sucia, indica que aumenta la desconfianza y rechazo del elector hacia todos los candidatos.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO