Descubren nuevos andenes en Plaza Sagrada de Machu Picchu

La República
27 Sep 2018 | 16:00 h

Maravilla. Están bajo tierra. Fueron hallados por científicos italianos y polacos. En 2019 se hará una revisión milimétrica del milenario santuario inca.

El santuario histórico de Machu Picchu, considerado Patrimonio de la Humanidad, aún guarda muchos secretos. Utilizando avanzadas tecnologías de exploración geológica, un equipo de investigadores informó que en la ciudadela inca se han encontrado nuevos andenes que todavía permanecen bajo tierra.

Nicola Masini, líder del proyecto, detalló a La República que se trata de dos niveles de andenes ubicados en la parte central y sur del recinto, en la llamada Plaza Sagrada, a una profundidad aproximada de tres o cuatro metros.

También se han hallado otras "anomalías" enterradas en distintos sectores, pero aún no se recolectan los datos suficientes para confirmar de qué clase de estructura se trata.

PUEDES VER Turistas nacionales y extranjeros son recibidos al ritmo de danzas puneñas

Masini recordó que los andenes, además de su finalidad agrícola, ayudaban a estabilizar las estructuras de piedra. La metodología aplicada en este estudio, que fue probada antes en Chachabamba, permite afirmar que Machu Picchu ha tenido diferentes "fases constructivas", añadió el científico, quien dirige la Misión Italiana para la Conservación del Patrimonio y la Arqueo-geofísica (ITACA).

La segunda parte de este trabajo de investigación, a desarrollarse durante 2019, estará a cargo de Rosa Lasaponara, del Instituto para el Monitoreo Ambiental del Consejo Italiano de Investigaciones (CNR).

PUEDES VER Señor de los Milagros: conoce las fechas de los recorridos en Lima [VIDEO]

Según explicó la científica, el objetivo es evaluar si Machu Picchu mantiene las condiciones naturales, culturales y monumentales por las que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Para ello se realizará un análisis multitemporal de datos satelitales que registran detalles a nivel milimétrico, lo que permitirá detectar y medir el desplazamiento de las rocas y estructuras, el estado de la vegetación y de la fauna, las afectaciones por eventos climáticos o visita de turistas, entre otros riesgos. Esta información será entregada al Estado peruano para mejor las políticas de conservación.

Video Recomendado