Los corredores complementarios operan con el 13% de la flota prevista

Balance. Implementación ha sido lenta. Sus unidades solo cubren el 3,4% de los viajes de la ciudad. Falta retirar rutas.

Balance. Implementación ha sido lenta. Sus unidades solo cubren el 3,4% de los viajes de la ciudad. Falta retirar rutas.

La implementación de los corredores complementarios, una de las principales medidas para ordenar el transporte en Lima, no ha conseguido avanzar a la velocidad que requiere la ciudad y sus habitantes.

Hoy solo están operación cuatro de los cinco ejes viales del sistema integrado de transporte, por donde deberían circular 5.000 buses. En la actualidad, sin embargo, dichos corredores solo tienen habilitadas 669 unidades, es decir, casi el 13% de la flota prevista, según data oficial reunida por la Fundación Transitemos.

El corredor con más buses es Javier Prado-Marina-Faucett (253), seguido de Próceres-Abancay-Brasil (221) y Tacna-Garcilaso-Arequipa (145). El eje Panamericana, que no cubre todo su trayecto original, solo tiene 50 unidades; mientras que el corredor Carretera Central todavía no está operativo.

En la práctica, la poca capacidad de los corredores no ha permitido que se conviertan en una alternativa real para el transporte masivo.

Se calcula que en Lima y Callao se realizan más de 19 millones de viajes motorizados al día, de los cuales casi 16 millones se efectúan en vehículos de transporte público. De ese total, solo el 3,2% se atiende en los corredores viales.

En contrapartida, el análisis de Transitemos revela que el 44% de los viajes se realiza en “vehículos de baja ocupación”, lo que se traduce en menos personas movilizadas y mucha más congestión.

En el 2010, la flota de transporte público en la capital era de 34 mil unidades, que se redujo a 26 mil en el 2018.

Sin embargo, este proceso no ha fortalecido los corredores porque no se han retirado todas las rutas de competencia, no se han implementado las rutas alimentadoras y la fiscalización de vehículos informales no es efectiva.

banco mundial sugiere

Al conocer ese diagnóstico, expertos del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de la Cooperación Alemana (GIZ) recomendaron que el futuro alcalde de Lima vincule la gestión del transporte, que requiere un sistema multimodal, con la planificación urbana a media y largo plazo. Un documento elaborado con esa intención fue el Plan de Desarrollo Urbano de Lima y Callao al 2035, que la gestión de Luis Castañeda encarpetó.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO