Informalidad aumenta en Castilla por falta de personal y recursos

Panorama. Espacios públicos en principal distrito de Piura son copados por ambulantes, pero comuna solo cuenta con diez efectivos de fiscalización para el turno de la mañana, debido a la falta de recursos.

Panorama. Espacios públicos en principal distrito de Piura son copados por ambulantes, pero comuna solo cuenta con diez efectivos de fiscalización para el turno de la mañana, debido a la falta de recursos.

La informalidad en el distrito de Castilla (Piura) se incrementó en los últimos meses debido a la ausencia de personal de fiscalización de la comuna en las zonas donde se practica el comercio ambulatorio, generando el desorden y acumulación de residuos en los diferentes sectores. 

Incluso los vecinos señalan que el comercio ambulatorio genera inseguridad en el distrito. Esto se observa frente a las universidades San Pedro y Alas Peruanas, donde algunas vivanderas se han apoderado de espacios públicos, generando un problema para los universitarios.

Algunos de los ambulantes posesionados hace cuatro años en la carretera Piura-Chulucanas, aseguran que se encuentran empadronados, por lo que la comuna no puede desalojarlos y continuarán ubicados a lo largo de la vía.

Lo mismo sucede en los exteriores del centro comercial Open Plaza, ubicado a metros de la Universidad Nacional de Piura. Los comerciantes se instalan desde la mañana con la venta de desayunos. En la tarde, aprovechan para vender anticuchos, polladas y caramelos.

Al respecto el hasta hace poco alcalde de la municipalidad de Castilla, Luis Ramírez Ramírez, dio a conocer que esta situación se debe a la falta de personal en el área de Fiscalización, así como la falta de conciencia de la población que no respeta la vía pública

“Los tres primeros años la fiscalización funcionó muy bien porque teníamos personal suficiente para hacer los tres turnos ante cualquier necesidad de orden, sobre todo en el comercio ambulatorio. Ahora solo tenemos un solo turno con diez efectivos y no ayuda mucho porque solo se emiten papeletas administrativas preventivas. Más no podemos hacer porque los recursos son insuficientes”, señaló.

Pese a ello, Ramírez reconoció que esta situación también corresponde a un problema social por la necesidad económica. Por ello señaló que se notificará a las personas que venden de manera informal para que se puedan trasladar a un lugar adecuado. 

Inseguridad

Cabe recordar que durante la juramentación de Comité Provincial y Distrital de Seguridad Ciudadana, Luis Ramírez Ramírez también lamentó la falta de recursos en la lucha contra la inseguridad ciudadana. Es que la falta de presupuesto se ve reflejada en el área del Serenazgo, cuyos miembros patrullan en motocicletas en mal estado. Además cuentan con una camioneta que ya cumplió su ciclo de vida, impidiendo una buena labor.

Frente a ello la exautoridad edil —quien dejó el cargo el día jueves— hizo un mea culpa ante la preocupación de los moradores por la baja calidad de los servicios, y señaló que ello se debe no solo a la falta de apoyo del Gobierno Central, sino a que “no hemos tenido una respuesta cohesionada y fuerte, no hemos podido hacer una proyección de cuatro o cinco años en seguridad ciudadana para dejar una seguridad preventiva a la población castellana”, dijo. 

Deja de percibir S/12 millones

Según refirió Luis Ramírez, al recorte presupuestal que se realizó a la comuna castellana por concepto de canon y foncomun, se suma la falta de tributación de la ciudadanía, pues desde El Niño costero el 75% de la población adeuda en tributos.

Esto, agregó, impidió el contrato de más serenos así como la instalación de cámaras de videovigilancia para reforzar la seguridad, además de la adquisición de más vehículos para la limpieza.

“La población adeuda solo este año más de 8 millones y medio de soles que, sumados a la ejecución coactiva, asciende a 12 millones de soles lo que la comuna deja de percibir. Si la población pagara hubiéramos realizado una gestión más efectiva”, dijo.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO