Parque Nacional Cerros de Amotape: un oasis lleno de vida

Jhony Elias
01 Sep 2018 | 16:10 h

Esta reserva. natural ubicada en Tumbes encierra una flora y fauna única en todo el país desde hace 41 años. Es uno de los lugares preferidos por los turistas para practicar la observación de aves y la fotografía. Se requiere más apoyo del Gobierno para mantener el lugar y evitar la tala ilegal de especies forestales.

Carlos Villacorta. Tumbes

La región de Tumbes nunca deja de sorprender a todo visitante que busca el sol, sus playas y su variada gastronomía. Pero existen otros lugares que son un oasis lleno de vida como el Parque Nacional Cerros de Amotape, que encierra una flora y fauna única en todo el país desde hace 41 años.

El espectacular centro de esparcimiento se extiende sobre las estribaciones del macizo de los Amotapes. Es un área natural protegida que presenta características únicas por la belleza del Bosque Tropical del Pacífico y la diversidad de aves. La zona ocupa la porción más importante de la fisiografía más accidentada de la Reserva de Biósfera del Noroeste (conformada por la Reserva Nacional de Tumbes y el Coto de Caza El Angolo).

PUEDES VER: La propuesta del Gobierno para el presupuesto 2019 en las regiones del norte

Para los turistas este lugar se está convirtiendo en uno de los lugares preferidos para practicar la observación de aves y la fotografía, por la cantidad de paisajes impresionantes que se puede graficar. Los visitantes se maravillan con el mágico atardecer, ya que los rayos del sol tiñen de amarillo y naranja el lugar, teniendo por fondo los cánticos de las diferentes especies de ranas que habitan los bosques de algarrobos y palos santos.

“Es una experiencia maravillosa la que he vivido en esta reserva natural. Estoy satisfecho de compartir con algunos amigos esta experiencia. Conocer el último rincón del Perú es fenomenal. No será la primera vez que venga, animaré a otros compañeros para que conozcan Cerros de Amotape. Espero que las autoridades del Gobierno articulen esfuerzos para que el lugar se mantenga, debido a que hay personas que desconocen de la belleza de este lugar”, dijo el turista Juan Bedoya Roque.

Fauna

En un trabajo de investigación que realizaron especialistas en ornitología y biodiversidad se han registrado un total de 130 especies de aves. El equipo de campo estuvo conformado por Fernando Angulo, Diego García Olaechea, Jorge Novoa Cova y Elio Núñez Cortés, así como el guardaparque del Sernanp, Enrique Atoche Sánchez, experto conocedor de la zona.

Ellos constataron cuatro nuevas especies de aves. En la estación biológica El Caucho se encuentra el Choco Toucan (Ramphastos brevis), una nueva especie de ave avistada en el sector de Campoverde y Cotrina, y el Yellow-throated Toucan (Ramphastos ambiguus), un ave muy parecida al tucán del Chocó, que habita solo en el lado oriental de los Andes. Asimismo el Chestnut-capped Brushfinch (Arremon brunneinucha), un nuevo reporte para el parque y también el Gray-headed Kite (Leptodon cayanensis), una rapaz grande que se encuentra únicamente en el sector noroeste de los Andes.

Durante la inspección se constató además que en este territorio existe el cocodrilo de Tumbes o cocodrilo americano, único sobreviviente de los reptiles denominados arcosaurios (en peligro de extinción), que llega a medir hasta siete metros de largo y que pueden pesar alrededor de media tonelada.

También destaca el gavilán dorsigrís, el perico macareño, el coliespina cabecinegra y el cabezón pizarroso. Entre los mamíferos se encuentran el mono coto de Tumbes, la nutria del noroeste, el jaguar y el tigrillo.

Flora

El jefe del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) en Tumbes, Juan La Rosa Boggio, afirmó que el centro de recreación presenta varios tipos de vegetación. Se han registrado 44 especies arbóreas, 47 especies arbustivas, 61 especies de herbáceas terrestres, 12 herbáceas rastreras o trepadoras, 6 parásitas, 7 cactáceas arborescentes o columnares, 7 bromeliáceas y 12 epífitas, entre ellas cuatro variedades de orquídeas.

La flora característica para el Bosque Seco Ecuatorial está representada por el algarrobo (Prosopis pallida), hualtaco (Loxopterigium huasango), palo santo (Bursera graveolens), polo polo (Cochlospermun vitifolium), charán (Caesalpinea paipai), madero negro o guayacán (Tabebuia billbergii), ceibo (Ceiba trichistandra), ébano (Ziziphus thyrsiflora) y madero (Tabebuia chrysantha).

En el Bosque Tropical del Pacífico se registran árboles de mayor tamaño y densidad cubiertos por epifitas como la salvajina (Tillandsia usneoides) y orquídeas. Entre las especies forestales características tenemos: palo de vaca (Alseis peruviana), pretino (Cavanillesia platanifolia), cedro (Cedrela montana), laurel (Cordia eriostigma), pechiche (Vitex gigantea) y palo de balsa (Ochroma piramidale).

Todo ello con una extensión de 151,561.27 hectáreas que se encuentra atravesado en gran parte por el río Tumbes.

Tala indiscriminada

Pese al esfuerzo que hace el Sernanp para evitar la tala indiscriminada en el Parque Nacional Cerros de Amotape, en el extremo sur de Tumbes la ilegal actividad ha aumentado en los últimos seis años, que no solo amenaza a las especies forestales sino también a la fauna existente en esta área.

Los taladores principalmente explotan la madera del guayacán, especie utilizada para la elaboración de parqué por su calidad y consistencia. Asimismo en los operativos se ha identificado listones de madera de la especie palo santo y otras oriundas de la zona.

El especialista en Recursos Naturales, Manuel Leiva Castillo, explicó que los taladores han incursionado libremente porque no hay un control, no solo en el parque sino también en el Área de Conservación Regional Angostura Faical, esta última creada en el año 2011 con la finalidad de conservar su importante valor ambiental.

El Sernanp realiza un patrullaje especial binacional con su par del Ministerio del Ambiente de Ecuador. La actividad se desarrolla en el marco de los compromisos presidenciales entre Ecuador y Perú, y tiene como finalidad prevenir las actividades ilegales de tala selectiva y cacería furtiva en línea de frontera que podría afectar al Parque Nacional Cerros de Amotape.

Patrullan sectores para evitar tala

Entre los sectores vigilados para evitar la tala indiscriminada son los límites de Quebrada Seca en Ecuador, donde anteriormente se ha tenido actividad de transporte de material forestal, y el sector de Cabo Cotrina, interior del Parque Nacional Cerros de Amotape, que limita con Ecuador, donde antes hubo reportes de ingreso de ciudadanos ecuatorianos para realizar actividades ilícitas. 

Las acciones conjuntas que realizan entidades de Ecuador y Perú se continuarán desarrollando en los diferentes sectores fronterizos que se prioricen para el control de flora y fauna.

También existe una hoja de ruta para la articulación de acciones binacionales (entre instituciones) que tienen por finalidad la conservación de los recursos de flora, fauna silvestre y recursos hidrobiológicos.

Video Recomendado

Lazy loaded component