Arequipa: Las academias preuniversitarias funcionan sin control

La República
31 Ago 2018 | 13:22 h

Omisión. La misión de estos centros es preparar a estudiantes que egresan de los colegios y aspiran a un cupo en las universidades. Hasta el 2004 las controlaba el Ministerio de Educación, empero con la nueva ley, se olvidaron y tienen cancha libre. 

Arequipa. ¿Quién autoriza el funcionamiento de las academias como centros preuniversitarios? Hasta el 2004 lo hacía el Ministerio de Educación. Ahora están a su suerte.

La resolución ministerial 629 del año 1987 permitía a las direcciones regionales, órganos descentralizados del ministerio de Educación, autorizar a estos centros educativos, además de regularlos.

PUEDES VER: 257 candidatos de Arequipa e Islay podrían quedar fuera de carrera

Por ejemplo, el artículo 42 de esa normativa señalaba que las academias debían dar facilidades al Ministerio de Educación para que investiguen sobre las tecnologías educativas para sus matriculados. 

Les exigían la entrega de becas a estudiantes que cumplían ciertas condiciones. Adicionalmente, las obligaban a seguir un Plan Educativo Anual y estaban obligadas a mantener el costo de las pensiones, caso contrario, debían sustentar el aumento. A su vez, debían realizar un informe sobre la evaluación del Plan Educativo Anual, entre otras condiciones.

De no cumplir con estos requisitos, se les sancionaba con la suspensión de la licencia por más de un año e incluso la clausura definitiva de sus locales.

Estas disposiciones fueron remplazadas por la Ley 28044, Ley General de Educación aprobada en 2004. En la nueva legislación no se incluyó a las academias. Quedaron en el limbo. En Arequipa se desconoce el número de estas instituciones, pues al ser sacadas de los radares del Minedu, ningún organismo las registra.

En la ciudad algunas permanecen con los permisos otorgados por el Minedu, es el caso de la academia Fleming, que lo tramitó hace 25 años. 

PUEDES VER: Funcionarios de Arequipa también exigen apoyar a Narro

José Zegarra Carpio, su administrador, admitió que no hay entidad que regule su funcionamiento como instituciones educadoras, pero que cuentan con los permisos de funcionamiento como cualquier empresa. 

Señala que como la ley tiene un vacío en cuanto a su fiscalización, nada les impide enseñar a los estudiantes, pues cubren un servicio no atendido.

BUEN NEGOCIO

No es un secreto que las academias son un negocio redondo, solo en verano pueden llegar a tener hasta 3 mil estudiantes y cobrar pensiones que oscilan entre los 150 a 210 soles mensuales. Esta suma incrementa anualmente, hace siete años llegaban a costar desde 120 soles. 

Por año pueden crearse entre cuatro a cinco y de igual forma desaparecen. En la ciudad de Arequipa se estiman más de 10, pero varias funcionan en viviendas y distritos, por lo que es complicado precisar la cantidad. Incluso, sus aulas pueden estar hacinadas, ya que su estructura no es suficiente para la demanda de estudiantes. La Fiscal de Prevención del Delito, Ana Cecilia Cordero, certifica el abarrotamiento de estudiantes en las aulas y el peligro eléctrico de sus locales, tras las inspecciones que realiza en estas instituciones.  

Esperanza Medina, directora del Instituto Crece de Educación y Productividad, Formulación y Ejecución de Proyecto, cuestiona la existencia de estos centros, un mal necesario que intenta suplir las deficiencias de escolares que aspiran a una vacante universitaria. Es lamentable, dijo, lo que te toman en los exámenes de ingreso no lo enseñan en el colegio. Además, esos centros fomentan la memorización como uno de sus principales métodos de enseñanza.

PUEDES VER: La corrupción entra en campañas electorales de los candidatos

Por su lado, el gerente de Educación Guido Rospigliosi señala que esta coordinación podría darse pero debería estar dentro de la Ley Universitaria por medio de la Sunedu

Mientras esta no se de, las academias seguirán existiendo, incluso por esa necesidad las universidades crearon sus propios centros de preparación preuniversitaria, lo que sigue permitiendo que esto sea un negocio rentable

Utilizan publicidad engañosa para promocionar servicios 

En mayo de este año, la institución Corpaidos ingresó un oficio a Indecopi en el que acusaban de publicidad engañosa a una academia. Esto a pedido de un colegio de Moquegua tras la publicación de la lista de ingresantes a la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA), donde estaba la foto de uno de sus escolares, quien siempre se preparó en el colegio, más no en la academia que se atribuía su ingreso.

Alfredo Aguilar, director ejecutivo de Corpaidos, señaló que gran cantidad de academias utilizan estos métodos para captar estudiantes y les ofrecen regalos o incentivos a cambio de hacerse pasar por sus estudiantes. 

Entrevista:

Ronald Ibáñez - Promotor Fleming

Sin un ente que los fiscalice, ¿cómo garantizan la calidad de enseñanza?

Una academia preuniversitaria no figura en el esquema educativo de nuestro país. Pero es algo necesario, porque los colegios te dejan en un nivel de 3 o 4, cuando la universidad te pide un 10 para ingresar y desempeñarte. La calidad se controla a través de la competitividad, que rige en el ámbito privado. Una academia si no es buena, se muere.

Su grupo también tiene un colegio. ¿Este no cubre la brecha con la universidad?

Sí tratamos que cubra, pero ahí existe una deficiencia en el sistema educativo peruano, porque tenemos que regirnos en el colegio, donde el control es más estricto. Hay una currícula que debemos seguir, solo podemos mejorar hasta 20% de contenidos.

¿Cubrir ese vacío educativo es un buen negocio?

En general, cualquier empresa de servicios es más rentable. Y una empresa de servicios educativos da más. Nuestra empresa trabaja para la reinversión en el colegio. Pero sería cerrar los ojos a la realidad decir que las instituciones educativas no son rentables. 

Video Recomendado