Capturan a un sospechoso del asesinato del sacerdote jesuita Carlos Riudavets

Redaccionlr
26 Ago 2018 | 9:00 h

Amazonas. A sus 29 años, Osman Pitug tiene dos requisitorias por homicidio calificado. Fue detenido durante un operativo y, al ser interrogado, negó su participación en el crimen del párroco.

Un joven nativo, de 29 años, fue detenido por la Policía en el marco de la investigación por el asesinato del párroco jesuita Carlos Riudavets Montes ocurrido en la comunidad Yamakai-Entsa, del distrito de Chiriaco, provincia de Bagua, región Amazonas.

El principal sospechoso del crimen fue identificado como Osman Pitug Wajush. Su arresto se produjo durante un operativo ejecutado en el kilómetro 105 de la carretera de penetración Bagua-Sarameriza.

PUEDES VER Bagua: detienen a sujetó que almacenaba droga

El asesinato del padre jesuita que conmocionó al país ocurrió el pasado 10 de agosto en su residencia del colegio Valentín Salegui, Fe y Alegría N° 55. Desde entonces, la Policía inició una intensa búsqueda de los criminales.

Osman Pitug caminaba despreocupado cuando fue intervenido por los agentes. El imputado trató de confundir a los investigadores manifestándoles que se habían equivocado de persona. Los agentes del orden, sin embargo, verificaron su identidad en el Sistema de Información Policial y comprobaron que tenía dos requisitorias por homicidio calificado y otra por hurto agravado.

Niega participación

Este sujeto era solicitado por el Juzgado Supraprovincial Penal de Bagua.

“Luego de dos semanas del crimen del párroco se pudo dar con el sospechoso”, dijo el superior PNP Walter Quiroz Simón, a cargo de la comisaría de Chiriaco.

El detenido, sin embargo, tuvo que ser sacado de Chiriaco para evitar que sea agredido por la población, explicó el comandante PNP Juan Jiménez Marvelli.

Las autoridades explicaron que Pitug tiene una hermana que trabaja en el colegio Fe y Alegría. Por ello creen que ingresó a robar y, como fue descubierto por el padre Carlos Riudavets Montes, lo habría asesinado.

No obstante, el detenido niega rotundamente su participación en el crimen.

Claves

La vida del misionero jesuita estuvo ligada al Perú desde los 24 años, edad a la que vino por primera vez.

A los 35 años fue enviado a Chiriaco y luego a la comunidad Yamakai-Entsa.

Video Recomendado

Lazy loaded component