Autopista Prialé: cubrir tramo final puede tomar 30 minutos

La República
25 08 2018 | 09:00h

Congestión. Vehículos se quedan parados a pocos metros de llegar a la Av. Las Torres. Proyecto se encuentra paralizado porque Lima no concluye las expropiaciones. Avance físico de las obras llega al 20%. Usuarios sufren a diario las consecuencias de no ampliar la vía y no hay fecha para reanudar los trabajos.

En la actualidad, la autopista Ramiro Prialé es la única gran vía alterna a la Carretera Central. Fuera de las horas punta, por ella se puede circular casi sin inconvenientes. Los problemas que se presentan, sin embargo, hace mucho que dejaron de ser menores o poco frecuentes.

En gran parte del trayecto, los vehículos alcanzan velocidades que superan los 60 kilómetros por hora, salvo en las cercanías de los retornos, donde se suelen formar colas extensas que demoran el tránsito en ambos sentidos.

PUEDES VER Ate: vecinos bloquean carretera Central para exigir el cumplimiento de obras [FOTOS]

La vía tiene hoy 9,6 kilómetros de extensión, de modo que en una hora valle no debería tomar más de 20 minutos recorrer todo el trayecto. Por la Carretera Central, cubrir una distancia similar demanda el doble de tiempo, cuando menos.

Para las personas que circulan con sentido hacia Chosica, no obstante, los minutos ahorrados sirven de poco hacia el final de la autopista, donde los atolladeros pueden prolongarse por más de 30 minutos, según comprobó La República en un recorrido realizado la mañana de ayer.

En función de la carga vehicular y la hora del día, entre otros factores, la fila de vehículos se puede extender por unos 600 metros en dirección a la avenida Las Torres (Huachipa), donde ni siquiera la presencia de policías de tránsito ayuda a reducir la congestión.

Usuarios frecuentes de la ruta consultados para este informe, sin excepción, coinciden en que el tiempo necesario para recorrer ese corto tramo puede ser incluso mayor en los días laborables. Los comentarios oscilan entre el fastidio, la resignación y la demanda de soluciones.

La confluencia de autos particulares, camiones de carga pesada y unidades de transporte público suma para complicar todavía más el panorama de una salida vial que, por decir lo menos, parece estar colapsada.

Este diario preguntó a Rutas de Lima, concesionaria de la autopista, cuántos vehículos utilizan la vía a diario para verificar si su capacidad había sido superada, pero sobre ese punto no hubo respuesta.

En cualquier caso, se sabe que la principal razón detrás del problema descrito es que la autopista Ramiro Prialé está incompleta, en trayecto e infraestructura vial asociada.

Por lo pronto, las obras de ampliación están paralizadas y no existe un plazo de ejecución confirmado.

PROYECTO PENDIENTE

Como parte del proyecto Vías Nuevas de Lima, la concesionaria tiene la obligación de construir 20 nuevos kilómetros de autopista entre la Av. Las Torres y el puente Los Ángeles (Chosica), y al menos nueve intercambios viales, tal cual se explica en la infografía adjunta.

La obligación contractual establece que la vía asfaltada tendrá dos carriles por sentido, con posibilidad de habilitar uno adicional. Se tiene previsto que los vehículos puedan circular a una velocidad máxima de 90 km/h.

La ejecución de este tramo, anunciado en 2012, se inició recién en julio de 2016, cuando la Municipalidad de Lima todavía no había cumplido con entregar el 100% de los terrenos destinados al proyecto, como mandaba el contrato.

La compañía asegura que decidió adelantar la ejecución de las obras porque las expropiaciones avanzaban con “rapidez”. Tras invertir cerca de S/ 140 millones, de un total que supera los S/ 975 millones, los trabajos se detuvieron en el verano de 2017 por los huaicos y desbordes que provocó El Niño costero.

Y aunque las obras avanzaron en un 20%, se calcula que un 4% de estas resultaron afectadas.

Incluso hoy, tras un año y medio de haberse paralizado las obras, Lima no ha culminado la liberación de los predios. Según datos del concesionario, ya se han entregado más de 780 lotes, pero aún existe un 7% por expropiar.

Con el precedente del año pasado, la empresa ha decidido reanudar la construcción una vez que reciba todos los terrenos que manda el contrato. Cuando se cumpla ese requisito, la compañía tiene 42 meses para entregar la obra (18 para conseguir financiamiento y 24 para la ejecución).

En junio pasado, el municipio confirmó que las expropiaciones no culminarían durante la administración de Luis Castañeda. La comuna no atendió a las reiteradas solicitudes de entrevista para conocer las razones detrás de esta demora.

Otro sentido

  • En los ingresos a la autopista, donde están instaladas las casetas de peaje, también se generan colas, sobre todo en dirección a Chosica.

  • Salir de la vía en dirección a Lima también es complicado. Las colas se forman en el peaje que desemboca en la Vía de Evitamiento.

Ampliación Ramiro Prialé

Video Recomendado